Posts Tagged ‘seguro de daños a terceros’

Seguro de auto: así funciona

Los mexicanos contratamos seguro de auto por dos razones: porque es obligatorio y conducir sin él te acarrea multas o porque eres consciente del riesgo y los grandes beneficios que trae en tu vida –no solo para tu auto– cuando lo contratas.

Si no estás seguro de saber esto último, sigue leyendo y aquí te contaremos cómo funciona el seguro de auto.

Beneficios del seguro de auto

Cuando compras un automóvil, lo último que deseas es que le pase algo. Pero aunque tu vehículo cuente con el mejor equipamiento en seguridad, el riesgo de accidente nunca es cero. Lo mismo pasa con el robo: puedes adquirir costosos sistemas de videovigilancia y alarmas, pero el riesgo de robo total o parcial sigue latente.

El riesgo no se puede eliminar de nuestras vidas, pero sí podemos tomar decisiones acertadas y que nos permitan seguir adelante sin problemas cuando algo suceda. Y para eso son los seguros.

En ese sentido, un seguro de auto no evitará que le pase algo a tu coche (por ejemplo, que se abra la tierra en un socavón y se lo trague), pero si contratas un seguro antes de que ocurra un evento adverso estarás protegido económicamente después del incidente.

Piensa que cualquier cosa que le suceda a tu coche es un gasto imprevisto y en ocasiones es muy costoso. El seguro que contrates te respaldará con los gastos para que puedas reparar el daño o recuperar tu auto lo más pronto posible. Y así tú no tendrás que volver a adquirir un coche desde cero o correr con la totalidad de los gastos sin ningún apoyo.

Con un seguro de auto no estás solo ante la adversidad y tu vehículo queda protegido. Pero ¿hasta dónde llega esa protección?

Las coberturas

Debes saber que existen diferentes seguros en México. Y aunque varían en precio, lo que realmente los hace diferentes es la cobertura, es decir, qué eventos sí protegen y cuáles otros no.

Cuando tú contratas un seguro de auto lo que estás contratando es un nivel de protección que incluye ciertos eventos y que se garantiza mediante el pago de la suma asegurada que será el dinero que uses para indemnizar el daño.

Por ejemplo, cuando contratas un seguro básico de responsabilidad civil estás protegiéndote en caso de afectar con tu auto a terceras personas, pero no protege tu vehículo en caso de accidente o robo; para eso necesitas subir tu nivel de protección, es decir, contratar otras coberturas que sí te amparen ante otros incidentes.


Para conocer con mayor detalle las coberturas, te recomendamos:


La prima

Este servicio de protección llamado prima lo pagas de manera periódica, ya sea mes con mes, trimestralmente o anualizado, mientras tu póliza siga vigente, y te ampara ante cualquier evento adverso.

Lo ideal es que nunca seas víctima de un incidente y que nunca tengas que recurrir al seguro. Pero como el riesgo está a la vuelta de la esquina, lo mejor es contar con el apoyo económico que te permita solventar los gastos sin romper tu economía personal y familiar.

El deducible

El deducible es un pago que realizas para compartir la responsabilidad –como una forma de repartir el riesgo– cuando ocurre un evento adverso o siniestro.

No todas las coberturas tienen deducible (por ejemplo, por lo general en la cobertura básica de responsabilidad civil), pero cuando sí lo incluyen suele ser una cantidad fija que se calcula proporcionalmente sobre el valor comercial de tu auto y solo se te cobra cuando tienes un siniestro.

Esto permite hacer más accesible el costo del seguro, ya que ese costo se obtiene del valor de la prima y solo se aplica en caso de siniestro. Así el pago de tu seguro, de tu prima, es menor.

Dicho lo anterior, toma en cuenta que a mayor deducible, menor es el costo de tu seguro.

La evaluación de riesgo

El precio del seguro depende principalmente de dos factores: las características del conductor y el tipo de vehículo. Esto tiene que ver directamente con el nivel de riesgo que está asumiendo la aseguradora a la hora de brindar aseguramiento.

En cuanto a las características del conductor, sobre todo tienen peso dos elementos: la edad y el historial del conductor. No es lo mismo una persona joven frente al volante que un adulto mayor; la aseguradora asume mayor riesgo frente a la primera. Lo mismo pasa con el historial de conducción de cada persona, pues cada uno implica un nivel de riesgo diferente.

Y sobre el tipo de auto, el modelo es determinante, ya que un modelo más reciente implica que es un coche más caro, es decir, más costoso de reponer para la aseguradora.


En general, así funciona el seguro de auto. Depende de cada compañía aseguradora qué cobertura puede ofrecerte. Por eso, es recomendable comparar entre diferentes aseguradoras para elegir el que más te conviene. Ponte en contacto con un agente de seguros en: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

seguro de auto

Conoce cuáles son las coberturas del seguro de auto

No cabe duda que la protección de un seguro de auto es una gran aliada que te ayuda a cuidar mejor tu patrimonio. Pero ¿sabías que este seguro te puede proteger de diferentes maneras y en diferentes circunstancias? Conoce cuáles son las coberturas del seguro de auto y cómo te amparan.

Las coberturas del seguro de auto: niveles de protección

Razones para contratar un seguro de auto hay más de una. De hecho, puedes consultarlas en nuestra entrada:

En esta ocasión no queremos hablarte del por qué contratar un seguro de auto, sino de cuál. Y para eso necesitas conocer las coberturas que, en términos generales, encuentras disponibles entre las aseguradoras mexicanas.

Tu mejor opción de cobertura siempre será la que te brinde la protección que necesitas y que se encuentre al alcance de tu bolsillo.

Por fortuna, tienes para elegir 3 niveles de protección, es decir, 3 coberturas. Y, como en los videojuegos, si subes de nivel suben los beneficios también.

Básica o de responsabilidad civil

También conocido como “seguro de daños a terceros”, este tipo de seguro está diseñado para cubrir, como su nombre lo indica, la responsabilidad civil cuando sufres un percance a bordo de tu automóvil y surgen afectaciones a terceros.

Esto quiere decir que cubre los daños potenciales a terceras personas, daños en sus bienes, lesiones corporales e incluso fallecimiento. En este último caso, repara el daño a los deudos según lo que determine la ley.

Opcionalmente, según tu póliza, podría ofrecerte de manera adicional protección legal, cubrir los gastos médicos de quienes iban a bordo contigo al momento del percance, asistencia vial y asistencia de viajes.

Limitada

En esta cobertura el nivel de protección sube de manera importante, ya que esta cobertura te va a proteger, además de responsabilidad civil, el pago por el robo de tu vehículo.

Igualmente, la aseguradora podría o no ofrecerte, a manera de extensión de la cobertura, protección legal, cubrir los gastos médicos de quienes iban a bordo contigo al momento del percance, asistencia vial y asistencia de viajes; sin embargo, no siempre es el caso.

Amplia

Aquí estamos hablando del rey de las coberturas de seguro de auto y es el seguro al que deberías estar apostando, ya que se trata de la protección máxima de tu vehículo.

¿Qué incluye el seguro de cobertura amplia? Además de responsabilidad civil y robo, a esta cobertura se le suma el pago de los gastos por daños materiales que tu auto pudiera sufrir a causa de un incidente.

Además, este sí incluye protección legal, la cobertura de los gastos médicos de quienes iban a bordo contigo al momento del percance, así como asistencia vial y asistencia de viajes.

En algunos casos la aseguradora podría ofrecerte el beneficio de un auto sustituto en caso de siniestro, para que así tú no quedes sin auto durante el tiempo en que recuperas el tuyo.

Tabla comparativa de coberturas del seguro de auto

Tabla comparativa de coberturas del seguro de auto

¿Cuál de estas coberturas es la ideal para ti? No olvides que antes de contratar, es una estupenda idea comparar los diferentes seguros para tomar la mejor decisión. Contacta con un agente de seguros, o los que necesites, en el siguiente enlace: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 Con tu seguro de auto, seguro sí eliges la mejor protección para tu patrimonio.

 

5 razones para contratar un seguro de auto

Como probablemente ya sabes, el seguro básico de auto es indispensable en algunas regiones de México; sin él, no puedes circular en vialidades federales o en ciudades enteras. Por esta razón, mucha gente ve el seguro de auto como “un gasto” sin detenerse a pensar en existen verdaderas buenas razones para contratar un seguro de auto.

En las siguientes líneas te vamos a revelar por qué contratar un seguro de auto va más allá de una ley y tiene que ver con ventajas y protecciones.

Razón #5: porque es requisito

Es cierto que el seguro de auto con cobertura básica de responsabilidad civil es obligatorio en diversas entidades de la República Mexicana y en caminos y puentes federales. Este debería ser el primer incentivo para que tomemos en serio la protección de un seguro de auto.

¿Por qué?

Porque nos hace conscientes de que al conducir no solo estás tú y tus acompañantes expuestos como tripulantes de tu auto, también otras personas a las que podríamos perjudicar en su patrimonio, su salud y hasta su vida.

Por eso, la obligatoriedad del seguro no es en vano. Garantiza que quienes poseen un auto se hagan responsables y eso, como conductores, nos vuelve más responsables al volante.

Razón #4: porque protege a personas, no a los fierros

¿Sabías que un seguro de auto no solo protege tu vehículo frente a robo o daños, sino también protege la vida del conductor, así como los pasajeros?

Los seguros están pensados para las personas.  El propósito del seguro de auto es que un evento adverso relacionado con tu auto, como un accidente o robo, no te ponga en una situación económicamente difícil.

Sucede que muchas veces después del percance viene el golpe económico, entonces el seguro se encarga de absorber los gastos, así como la fascia de tu auto es capaz de absorber los impactos.

En ese sentido, el enfoque humano de los seguros ha permitido que puedan ofrecerte beneficios enfocados en tus necesidades, como:

  • Asistencia vial. Para cuando necesites ayude técnica, incluso el apoyo de una grúa, en un momento en que tu coche no arranca.
  • Asistencia médica. Ideal para protegerte a ti y los tuyos después de un percance.
  • Asesoría legal y defensa jurídica. Especialmente útil cuando un percance te pone en una situación difícil con la ley.

Razón #3: porque es un complemento a los sistemas de seguridad

Piensa que ningún sistema de vigilancia es infalible –como la alarma del auto– y no te garantiza que tu auto no sea robado, dañado o desmantelado. Del mismo modo, los sistemas de protección del conductor y los pasajeros no te garantizan que no puedas tener un percance en las calles. Muchas veces, no eres tú quien lo provoca, pero igual tu integridad física y la de quienes viajan contigo están en riesgo.

Bajo esta lupa, tu seguro de auto te apoyará cuando los sistemas de seguridad no sean suficientes para contener el riesgo y estará ahí para ayudarte a pagar los gastos derivados de un evento.

Razón #2: porque mantiene tu patrimonio protegido

Pero no basta estar solo protegido y ya, lo ideal es estar protegido al máximo. Para ello, contratar la póliza de seguro más completa es lo más acertado. ¿No crees que vale la pena estar cubierto por si cualquier cosa le pasa a tu auto?

Después de todo, es uno de tus bienes patrimoniales más caros; cuesta muchísimo esfuerzo, años de trabajo adquirirlo, por no mencionar la cantidad de dinero. Con un seguro tienes la garantía de recuperar parcial o totalmente tu vehículo, así como recuperar los gastos derivados de daños provocados hasta por fenómenos naturales.

Lee más sobre las coberturas del seguro de auto en:

Riesgo: razón #1 para contratar un seguro de auto

La primera razón es porque nadie está 100% a salvo del riesgo. Ni siquiera tener el auto del año con el mejor equipamiento de seguridad o poseer un auto que no figura en las listas de los más robados elimina el riesgo.

Sobreestimar la suerte personal y subestimar la capacidad del riesgo de poner en jaque nuestras finanzas personales es la razón por la que se crearon los seguros. Para evitar así que nosotros nos preocupemos y contratar a alguien –en este caso, una aseguradora– que se ocupe por nosotros en caso de que algo pase.

Así que, si ya posees un auto o estás considerando comprar uno, no olvides que el seguro es más que una obligación legal: es la manera más efectiva de proteger esa inversión familiar que tanto te costó llevar a casa.

Acércate a un agente de seguros y pregunta por las coberturas. Estamos convencidos de que con tu seguro, seguro sí proteges mucho más que tu auto.

¿Quieres saber más sobre el seguro de auto? Lee nuestro artículo:

 

Protege tu auto como proteges a tu familia. Te damos 5 razones para contratar un seguro de auto

¿Cómo te protege la cobertura de responsabilidad civil de un seguro de casa habitación?

Hay diferentes maneras en cómo te protege la cobertura de responsabilidad civil de un seguro de casa habitación, pero uno de sus aspectos más atractivos es que no solo cubre o aplica para ti si eres el titular del seguro (quien lo contrata), también para toda tu familia o quienes habiten contigo en el domicilio.

Continúa leyendo y descubre por qué un seguro de casa habitación es mucho más de lo que creías.

Responsabilidad civil: un imprevisto que vale la pena tener cubierto

La responsabilidad civil es la obligación que tienes de pagar o reparar el daño que tú, tu familia o personas a tu cargo provocan accidentalmente a terceros. Ocurre en el entorno personal, familiar, laboral y profesional.

Los daños pueden ser desde reparaciones pequeñas hasta indemnizaciones muy costosas. En cualquiera de los casos, son un golpe inesperado para tu bolsillo que puede estar cubierto por un seguro para que estos eventos inesperados no pongan en riesgo tu estabilidad financiera.

En este artículo te explicamos ampliamente por qué debe importarte la responsabilidad civil y cómo protegerte mediante los diferentes seguros:

La responsabilidad civil y tu seguro de casa habitación

Para que específicamente tu seguro de casa habitación pueda ampararte por daños a terceros, debes tener contratada la cobertura de responsabilidad civil (la puedes encontrara también como “RC” en tu póliza).

No dudes en ponerte en contacto con tu agente para preguntarle si ya la tienes, y si no, para solicitarle que te amplíe tu póliza con esta protección.

Como lo mencionábamos en un principio, esta cobertura no solo abarca a quien contrata el seguro:

  • Pueden estar incluidos el jefe o la jefa de familia con su cónyuge e hijos.
  • Trabajadores domésticos que estén en actividades propias de su empleo cuando ocurrió el daño accidental.
  • Incluso trabajadores temporales que estén realizando trabajos de mantenimiento en tu hogar.

Aquí te presentamos algunas situaciones comunes y otras que probablemente desconocías en las que la cobertura de responsabilidad civil de tu seguro de casa habitación te ampara:

  • Si algún miembro de la familia practica algún deporte de manera no profesional y por esa actividad provoca algún daño accidental a terceras personas, ya sea dentro o fuera de tu casa.
  • Cuando el daño lo provocas a bordo de un vehículo sin motor (bicicleta, patines, bote, lancha, etc.)
  • También cubre destrozos y daños provocados por tu mascota o animal de compañía dentro y fuera de tu hogar.
  • La protección puede extenderse a tu casa de descanso, no importa si es propia o rentada. Incluso puedes hacerla válida si causas afectaciones en un cuarto de hotel.
  • Y si no eres dueño de la casa o departamento y lo rentas, también te ampara si provocas daños accidentales a la vivienda, incluso graves, como un incendio o explosión.

Pregunta. Compara. Decide

¿Sorprendido con la cobertura de responsabilidad civil del seguro de casa habitación? Mejor contacta a tu agente de seguros y pregunta por las opciones de cobertura de responsabilidad civil que puedes añadir a tu póliza. Amarás estar así de protegido ante tantas contingencias fuera de tu control.

Y recuerda, siempre pregunta todos los detalles de las coberturas antes de contratar, compara entre opciones disponibles y elige la opción de seguro que mejor se adapte a tus necesidades de protección.

Con tu seguro, seguro construyes un hogar más protegido para tranquilidad de tu familia.

 

¿Qué es la responsabilidad civil en los seguros y por qué te conviene protegerte?

De acuerdo con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, la responsabilidad civil es una figura jurídica que establece la obligatoriedad en la reparación o indemnización de daños y perjuicios provocados a terceros.

Pero ¿qué quiere decir esto, a ti en qué te afecta y por qué es importante tenerlo presente en tu vida cotidiana? En las siguientes líneas te mostraremos cómo un concepto aparentemente tan ajeno puede cambiarte la vida.

¿Puedes hacer algo al respecto? Por supuesto. Y aquí te decimos qué.

Por qué debes tomar en serio la responsabilidad civil en general

En nuestro día a día estamos expuestos todo el tiempo a riesgos impredecibles. Piensa en el riesgo de sufrir un accidente camino al trabajo, que una motocicleta impacte contra tu auto en la carretera o el riesgo de perder los ahorros de toda tu vida en una mala inversión.

Pero casi siempre cuando hablamos de exposición al riesgo lo hacemos desde nuestra perspectiva, pensando en eventos que nos afectan directamente a nosotros, en situaciones en las que tú sales afectado. ¿Qué hay de aquellas situaciones en las que otros salen afectados por tu culpa, aún cuando no era tu intención?

La responsabilidad civil tiene que ver con el riesgo de provocar daños involuntarios a terceros, ya sea en su persona, su patrimonio o sus posesiones. Te obliga a responder ante esos daños, sea de manera cívica y consensuada o por la fuerza legal.

¿Cómo te afecta la responsabilidad civil?

Puesto que la responsabilidad civil te obliga a reparar el daño, el primer impacto que tiene sobre tu vida es directamente en tu bolsillo. Normalmente se trata de gastos inesperados, que no tenías contemplados hacer en la quincena o el mes, y te echa a perder tus finanzas.

Si tienes dinero para pagarlo, seguramente te va a desbalancear tus cuentas (quizá tendrás que usar dinero que tenías destinado para pagar otros gastos). Si no tienes para pagarlo en el momento, muy probablemente tendrás que recurrir a tus ahorros (que igual estabas juntando para otro fin) o pedir un préstamo, con los intereses que conlleva.

Pero en algunas ocasiones esos daños son tan costosos que difícilmente cualquier persona tiene esas cantidades disponibles. Por ponerte un ejemplo, piensa en el daño físico, incluso la muerte que podrías provocar a alguien en un accidente automovilístico.

Tu seguro: un as bajo la manga

El seguro entra aquí como tu salvador, porque paga las cuentas de tu responsabilidad civil en caso de que suceda. Al contratarlo, básicamente tú le estás transfiriendo los riesgos a la aseguradora para que tú no te preocupes por nada.

Así, en lugar de que tú desembolses para pagar los daños provocados a una persona, el seguro los cubre. Tú solo tendrás que asegurarte de pagar el deducible y mantenerte al día con el pago mensual, trimestral o anual de tu prima.

Varios tipos de responsabilidad civil en los seguros

¿Sabes cuántas situaciones de responsabilidad civil existen en la vida? Todas las situaciones que te puedas imaginar en las que tú o tus familiares provoquen daños a terceros. Y ni siquiera tiene que ser daños a personas: también incluye a tiendas, propiedades ajenas y hasta mascotas.

Por eso varios seguros te ofrecen diferentes formas de protección para ti o tus familiares en caso de incurrir a daños a terceros. Estos son los tipos más comunes de responsabilidad civil cubiertos por los seguros:

Profesional: te cubre por daños a terceros producto de tu actividad laboral.

Familiar: se ofrece con frecuencia dentro de la cobertura de los seguros de casa habitación y protege a los miembros de tu familia por daños que puedan causar fuera del hogar.

Viajes: un seguro temporal ideal para realizar viajes de trabajo o familiares sin preocupaciones.

Mascotas: también se ofrece en los seguros de casa habitación o de manera independiente y te protege ante los daños provocados por tu mascota.

Vehículos: es el seguro básico que en algunas regiones es obligatorio para conducir y protege al asegurado si provoca daños, lesiones o el fallecimiento de terceras personas.

Reconocer que el riesgo de provocar daños a terceros es tan real como cualquier otro y asumir la responsabilidad de nuestras acciones nos pone un paso adelante en la construcción de una sociedad más respetuosa, justa y armoniosa. Pero no significa que tengas que enfrentarlo solo.

Así que no lo pienses más y contrata un seguro de responsabilidad civil. No vivas presa del riesgo y continúa tu vida sin padecer una catástrofe en tus finanzas. Acércate a un agente de seguros para recibir toda la asesoría que necesitas.

 

Protégete si provocas accidentes a terceros

El seguro de casa habitación: protección ante sismos

Los sismos o temblores pueden poner en riesgo casas, edificios, carreteras, postes, etc., lo que puede también resultar en daños físicos a nuestra persona o a nuestra casa. Te invitamos a seguir leyendo para conocer por qué debes contemplar un seguro de casa habitación dentro de tu plan de prevención y cómo te ayuda en caso de daños por un sismo.

La importancia de prevenir

Conocer qué hacer durante y después de un sismo puede reducir nuestras probabilidades de sufrir lesiones o mayores pérdidas materiales. Sin embargo, prevenir siempre será la mejor estrategia para enfrentar este y otros desastres.

Esto quiere decir que mantener la calma durante un sismo y ubicarte en los puntos de reunión en la calle es tan importante como las medidas preventivas que recomienda Protección Civil para salir bien librado:

  1. reubicar o asegurar objetos que puedan caer
  2. conocer los protocolos de seguridad de Protección Civil
  3. localizar previamente las salidas de emergencia
  4. preparar con tu familia una ruta de evacuación
  5. hacer simulacros o participar en los que organiza tu localidad
  6. preparar una mochila de emergencia con botiquín, linterna, radio de pilas, alimento enlatado
  7. contar con una copia de documentos oficiales importantes

Salvaguardar tu vida y la de todos los que te rodean se convierte en la prioridad cuando se trata de un sismo. Pero esto no significa que no puedas anticiparte y proteger tus bienes materiales y tu casa. La realidad es que puedes prepararte y recuperarlos sin que pasen años, gracias al seguro de casa habitación.

Un seguro de casa habitación como medida preventiva

Con un seguro de casa habitación podrás reparar los daños ocasionados por un sismo en el menor tiempo posible, ya que te ayuda a solventar los gastos, y evitar poner en riesgo tu estabilidad financiera.

Su protección puede abarcar desde las instalaciones fijas del inmueble hasta los contenidos de valor dentro de él, como muebles, electrodomésticos, joyas y obras de arte. Y no importa si no eres el propietario del lugar donde vives, pues igual lo puedes contratar si eres inquilino.

Un seguro de casa habitación además te cubre otros desastres, incluyendo: incendios, inundaciones, huracanes, granizadas, nevadas, vandalismo, robo y accidentes en tu casa que afecten a terceros (responsabilidad civil).

Consulta aquí los riesgos hidrometeorológicos que también te puede cubrir.

¿Hoy en día estás preparado financieramente para enfrentar un golpe económico si el día de mañana un sismo provocara daños en tu casa? Si tu respuesta es no, contacta inmediatamente a un agente de seguros para que te brinde la información sobre cómo prevenirte ante un desastre con un seguro de casa habitación.

Y si ya cuentas con uno, revisa tu póliza y asegúrate de que cubra los daños causados por sismos. Pues no debes olvidar que nuestro país se encuentra en una zona de alta actividad sísmica, que estos eventos no avisan y es mejor estar preparado.

Con tu seguro de casa habitación, seguro sí vives más tranquilo.

 

Protege tu patrimonio ante sismos con un seguro de casa habitación

¿Cómo te protege un seguro de responsabilidad civil para auto?

A partir del 1 de enero de 2019, este seguro es obligatorio para todos los automóviles que transiten en la CDMX vías, caminos y puentes federales. Las multas pueden llegar hasta los 40 salarios mínimos

Cerca del 70% de los autos en México no cuentan con un seguro, cuestión que no solo impacta a la economía del país, sino también al bolsillo de las familias mexicanas, pues en promedio, el costo de una indemnización por muerte va desde los 300 mil hasta los tres millones de pesos, por lo que un seguro puede ser un respaldo para afrontar el gasto inesperado que ocasiona un accidente vehicular.

Debido al bajo nivel de aseguramiento en el país, a partir del primero de enero de 2019 todos los automóviles que transiten por la Ciudad de México, vías, caminos y puentes federales deberán contra con un seguro que garantice el pago de los daños que pudieran ocasionarse a terceros en caso de un accidente vial, pero ¿qué cubre este seguro?

Este seguro cubrirá gastos por:

  • Daños ocasionados a terceras personas y sus bienes
  • Muerte accidental
  • Gastos de hospitalización
  • Atención médica y ambulancias
  • Gastos de entierro de los ocupantes del vehículo asegurado
  • Defensa legal durante el proceso (en caso de ser necesario)
  • Pago de fianzas

¿Dónde puedo adquirir este seguro?

Al momento de adquirir un vehículo la agencia automotriz te ofrecerá una póliza, es importante que sepas que no es obligatorio contratarlo en ese momento, siempre tendrás la opción de consultar con un agente y juntos decidir cuál es la opción que mejor se adapta a tus necesidades.

¿Qué pasa si no lo adquiero?

Aquellos conductores que no cuenten con este seguro podrán hacerse acreedores a multas que van desde 20 hasta 40 días de Salario Mínimo Vigente en la Ciudad de México, debido a la reciente implementación de la obligatoriedad de este, aquellos que contraten el seguro y presenten la documentación correspondiente, podrán evitar el pago de la multa.

Es importante tener en cuenta que esta cobertura, al ser la más básica, no te protege ante robo total o parcial, ni por daños causados por distintos fenómenos naturales.

No lo tomes a la ligera, date tiempo de consultar a tu agente y  leer todas las cláusulas de tu contrato y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.