Posts Tagged ‘aseguradora’

¿Cómo funciona el seguro de gastos médicos mayores?

Primero que todo, si llegaste a este artículo buscando ayuda porque en este momento estás en medio de una emergencia médica, te sugerimos comunicarte vía telefónica directamente con el servicio de asistencia de tu seguro; ellos sabrán orientarte, decirte específicamente a dónde acudir y todo el proceso inicial que debes hacer para recibir la atención médica que en este momento necesitas.

Si tu aseguradora es una de nuestras asociadas, aquí encontrarás el número de contacto: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

Ahora bien, si no estás en una emergencia médica, quédate. En las siguientes líneas te brindaremos información que te resultará de utilidad si en algún momento llegas a necesitar que tu seguro de gastos médicos mayores te ampare ante una situación médica. Es mejor prevenir, ¿no crees?

Objetivo del seguro de gastos médicos mayores

No quisimos pasar por alto el entendimiento más básico del seguro de gastos médicos mayores, para que, a partir de ahí, comprendamos cómo funciona.

El seguro de gastos médicos mayores te brinda seguridad financiera cubriendo los gastos de atención médica en caso de ocurrir un imprevisto de salud, como una emergencia médica, un accidente o una enfermedad. No te apoya como seguro para prevenir tu salud.


Para conocer una opción preventiva de salud, te invitamos a leer:


Ahora que sabes que el seguro de gastos médicos es correctivo, no preventivo, lo siguiente que tienes que saber es que es importantísimo conocer sus términos, condiciones, exclusiones, cobertura, extras, si es personal o familiar, periodos de espera… todo lo que hayas contratado. De este modo, sabrás si estás cubierto, o tus familiares, en el momento en que requieras asistencia médica, sobre todo ante una emergencia.

Y recuerda que tienes la posibilidad de ampliar tu cobertura y acomodarla a tus necesidades actuales.


Conoce más sobre las coberturas médicas del seguro en:


Cómo funciona el seguro de gastos médicos mayores

Como ya te anticipábamos unas líneas más arriba, el seguro de gastos médicos mayores te brinda seguridad financiera. Esto quiere decir que la manera como te ampara es pagando los gastos derivados de, vamos a llamarlo, tu evento médico (sea enfermedad, accidente, emergencia, etc.)

Este amparo lo puede hacer garantizándote una suma asegurada limitada o ilimitada. La suma asegurada es la cantidad máxima que va a desembolsar el seguro para pagar cada uno de tus eventos médicos. El seguro cubrirá los gastos hasta donde hayas contratado la suma asegurada (100 millones de pesos, 50 millones… o sin límite).

Ahora bien, tu seguro puede responder de dos maneras: pagando por ti los gastos que surjan de tu evento médico o pagándote a ti posteriormente los gastos que desembolsaste. Normalmente son una combinación de ambos.

Para gastos muy grandes (hospitalizaciones, cirugías, traslados en ambulancia, atención en el extranjero, incluso honorarios médicos) la aseguradora ya tiene convenios con algunos hospitales y clínicas que son parte de su red de socios.

Así que cuando estás teniendo tu evento médico, lo más recomendable es que ya sepas o tengas a la mano la lista de hospitales o clínicas con los que tu aseguradora tiene convenio y a los que puedes acudir sin costo o con costo preferente.

Gastos más pequeños que no resulten en un desembolso muy fuerte y que puedes cubrir tú (medicamentos, algunas consultas médicas de especialidad, estudios de laboratorio, etc.) te los cubre el seguro a posteriori, con la única condición de que puedas comprobarlos. No olvides solicitar factura de todos los gastos que hagas para que se te reembolsen.

Toma en cuenta que parte del contrato o pacto que haces con la aseguradora incluye algo que se llama deducible, una cantidad fija que tienes que pagar tú por cada evento médico que tengas. Y en muchas ocasiones también tienes que pagar el coaseguro, un porcentaje del gasto total que se hizo por cada evento médico que presentes.

En cualquiera de los casos, las cantidades que tienes que pagar son mucho menores que si tuvieras que desembolsar el total de los gastos.

Finalmente, y a manera de colofón, ¿sabes si tu familia está incluida en tu seguro de gastos médicos mayores? Si no, no esperes un día más. Recuerda que los eventos médicos no avisan. Evítate caer en una situación financiera insostenible y garantízale a tu familia la atención médica en caso de necesitarla. Contacta hoy mismo a un agente de seguros y pregunta por las coberturas familiares: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 

El seguro de gastos médicos mayores funciona para protegerte a ti y tu familia

Seguro de salud o seguro de gastos médicos mayores: ¿qué son y cuál elegir?

Todos queremos tener acceso a la salud, tanto a nivel personal como para nuestros familiares. Pero ¿sabías que, por ley, existen solo dos tipos de seguro médico? De acuerdo con la Ley de Instituciones de Seguros y Finanzas, tus opciones son el seguro de salud (también conocido como seguro de gastos médicos menores) y el seguro de gastos médicos mayores. ¿Cuál elegir? ¿En qué se diferencian? ¿Cuáles son sus ventajas?

Diferencias

La principal diferencia entre ambos seguros es que el seguro de salud es preventivo y el seguro de gastos médicos mayores se usa al presentarse el padecimiento o incidente de salud. Esto tiene diversas implicaciones.  

La primera y más inmediata es que el costo del seguro de salud disminuye en comparación con el de gastos médicos mayores. Pero más allá de costos, están los alcances de cada uno. El seguro de salud brinda apoyo financiero para el monitoreo y prevención de la salud: por ejemplo, el pago de consultas médicas, exámenes clínicos, laboratorios, orientación médica a distancia, incluso terapias y servicios limitados de ambulancia.

El seguro de gastos médicos mayores, en cambio, brinda soporte financiero para la atención médica de un accidente, enfermedad o urgencia médica. Este no busca dar con el diagnóstico, a diferencia del seguro médico, sino que opera a partir de que se cuenta con el diagnóstico de una enfermedad o una situación médica de emergencia para tratarla o atenderla.

En ese sentido, el seguro de salud puede cubrir la atención ambulatoria ante la presencia de síntomas para descubrir lo que lo provoca y dar con el diagnóstico, por lo que puede incluir también tanto consultas de médico general como de algunas especialidades.

El seguro de gastos médicos mayores ampara con otro tipo de gastos (llamados “mayores”) para restablecer la salud después del accidente, urgencia o enfermedad, por lo que puede incluir hospitalizaciones, cirugías, medicamentos, aparatos ortopédicos, tratamientos (incluso tratamientos dentales básicos) y, dependiendo del seguro que se contrate, estos o algunos servicios se pueden solicitar en el extranjero. Lo que resulta muy útil para las personas que viajan con frecuencia.

 Pero esa no es la única ventaja.

Beneficios

La principal bondad del seguro de salud o seguro de gastos médicos menores es que te ayuda a tener un monitoreo de tu estado de salud y, en consecuencia, te permite darle mantenimiento y conservarla con el seguimiento a través de chequeos y diversos estudios.

¿Quiénes pueden sacarle el máximo provecho? Personas que necesitan frecuentemente consultas. Por ejemplo: mujeres embarazadas, padres que necesitan monitorear el estado de salud de sus hijos o, al revés, hijos que buscan brindarle atención médica a sus padres de la tercera edad.

Toma en cuenta que el precio que encuentres entre diferentes opciones de seguro de salud puede influir en su cobertura. Algunos cubren medicamentos, otros no; algunos cubren estudios al 100%, otros solo un porcentaje; algunos cubren la totalidad del costo de consultas y otros ofrecen precios fijos preferenciales. Esto permite que el pago de algunas opciones de seguro de salud sea más económico y accesible que otros al no absorber la totalidad de los costos.

Por su parte, el seguro de gastos médicos mayores es muy útil para restablecer la salud ante eventos adversos. Es la protección ante eventos que nunca te gustaría que sucedieran, pero si suceden agradeces estar amparado. Para muchas personas ha resultado ser la mejor inversión de su vida, la diferencia entre quedarse en la quiebra o atender su salud sin preocupaciones.

¿Cuál elegir?

 Ambos seguros tienen el objetivo de mejorar la calidad de vida de sus usuarios mejorando su estado de salud. Cada uno con su propia estrategia, según acabamos de ver: el seguro de salud, previniéndola, mientras que el seguro de gastos médicos mayores es correctivo.

Lo cierto es que no se oponen en absoluto. Por el contrario, se complementan. No tienes que elegir uno u otro, sino que puedes tener ambos. Y extender esta protección integral a tu familia. Todo depende de tus necesidades de atención de salud actuales y las que quieres tener en el futuro, para ti y para quienes buscas proteger más.

Solo recuerda que no tienes que estar enfermo para cuidar tu salud, ya que existe este tipo de seguro –de salud– que te permite prevenir enfermedades. Y no tienes que esperar a que te pase algo y darte cuenta de que debiste contratarlo con anticipación.

Anticípate y protege tu salud hoy

Así que si te decides a contratar un seguro, lo más aconsejable es que revises las ventajas que te ofrece cada uno de estos seguros según cada aseguradora. Es ahí donde puedes encontrar diferencias sustanciales o los beneficios que te harán decidirte por una u otra opción.

Ponemos a tu disposición nuestro Directorio donde podrás encontrar la información de contacto de nuestras diferentes aseguradoras asociadas, quienes con gusto te asesorarán con información específica, actualizada y puntual de los productos de protección de salud que ofrecen: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

Nena acompañada de papá recibiendo atención médica gracias a su seguro

¿Qué es el periodo de gracia y por qué es importante tenerlo en cuenta a principios de año?

Iniciar año significa para muchos de nosotros un periodo de renovación familiar, personal y hasta espiritual. Aprovechamos enero para retomar con más energía, más positivos y optimistas. Pero no debemos olvidar que en muchos casos suele ser el periodo de renovación de nuestras pólizas de seguro.

¿Qué tiene que ver el periodo de gracia con el inicio de año? Para resolver la cuestión, primero debes saber qué es.

El periodo de gracia

El periodo de gracia –también conocido como plazo adicional– es una cortesía que brindan las aseguradoras y un recordatorio amistoso de que tu último pago venció.

Consiste en que tu aseguradora te da un lapso de ciertos días para realizar tu siguiente pago antes de cancelarte el servicio o empezar a cobrarte intereses y otras comisiones y sanciones.

Esto aplica no solo en pólizas cuyo pago es anualizado, también aquellas que se pagan mensual o trimestralmente.

El número de días extra lo estipula cada aseguradora y puede variar. Y aunque no todos los seguros cuentan con periodo de gracia, es más frecuente encontrar esta flexibilidad de pago en seguros para automóviles.

Cabe decir que durante el periodo de gracia sigues cubierto con las garantías y disfrutando beneficios que normalmente te ofrece tu seguro aunque, en sentido estricto, no has hecho tu pago.

También es cierto que lo otorgan las aseguradoras como una manera de compensar cualquier retraso en el servicio o en los trámites administrativos que son completamente imputables a la aseguradora.

El periodo de gracia de pagos domiciliados

Otra manera de disfrutar de un periodo de gracia o plazo extendido en tu pago es cuando tienes domiciliado el pago de tu seguro con cargo a tu tarjeta de crédito o débito y por alguna razón tu pago no pasa.

Normalmente las aseguradoras son entidades financieras muy flexibles y no cancelan inmediatamente tu contrato cuando tu pago domiciliado no pasa. En estos casos, te brindan una modalidad especial de periodo de gracia que consiste en seguir haciendo intentos de cobro.

Incluso en ocasiones, si después de varios reintentos no logran hacer el cobro domiciliado, se ponen en contacto contigo para informarte del problema con tu forma de pago.

Y durante todo este tiempo suelen no cobrarte cargos ni compensaciones. Una cortesía muy útil en estos casos en los que no tienes la culpa directamente.

¿Por qué es importante a principios de año?

El periodo de gracia se vuelve especialmente relevante a finales de un año y principios de otro porque en muchas ocasiones, como ya lo mencionamos, el pago de las primas es anualizado. Esto ocurre con mayor frecuencia en seguros de auto, pero no es exclusivo.

Algunas personas tienen contratados seguros que se renuevan cada año (o cuando vencen), pero no siempre es así. El periodo de gracia funciona como “colchón” para amortiguar unos días el pago en caso de que no sepas o no recuerdes si tu seguro se renueva o no.

Es importante que verifiques con tu aseguradora si tu seguro se renueva automáticamente o tienes que hacerlo manualmente.

Sobre todo, es crucial que sepas si no tienes renovación automática antes de que venza tu periodo de gracia para que logres realizar tu pago a tiempo y puedas disfrutar de las garantías, servicios y beneficios que te brinda tu seguro.

Si bien el periodo de gracia es un pequeño respiro económico –sobre todo en el mes de enero–, lo ideal es llevar finanzas personales y familiares sanas y ordenadas que te permitan realizar tus pagos a tiempo.

No olvides ponerte en contacto con tu aseguradora para preguntar si gozas de periodo de gracia y de cuántos días consiste, así como verificar si tu póliza se renueva automáticamente. Consulta nuestro directorio para obtener su información de contacto: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 

El periodo de gracia es un plazo adicional para pagar tu póliza