Autos

Cómo proteger tu auto en temporada de lluvias

agosto 16, 2021

Cuando hablamos de fuertes lluvias y los siniestros que pueden llegar a provocar, a menudo pensamos solo en las afectaciones a los inmuebles y la infraestructura pública. Pero los automóviles también son una parte de nuestro patrimonio que puede ser severamente dañado por este y otros fenómenos hidrometeorológicos. Aquí te decimos cómo proteger tu auto ante las lluvias con el amparo de un seguro.

Al momento de protegerte, un seguro de automóvil con cobertura de daños a terceros no es suficiente, ya que los riesgos meteorológicos no están incluidos. ¿Sabes cuál es el que debes contratar? Averígualo en las siguientes líneas.

El peligro alrededor

Huracanes, inundaciones, granizo y hasta socavones son los principales riesgos hidrometeorológicos que ponen en peligro la integridad de tu automóvil.

Los encharcamientos, anegaciones y desbordamientos de agua pueden arrastrar tu vehículo e impactarlo con otros coches y estructuras, sin olvidar que cuando el agua ingresa en el sistema eléctrico y mecánico del vehículo los daños son irreversibles. El contacto del agua con el motor puede ser catastrófico para tu coche.

Y a eso súmale riesgos por daño indirecto, como la caída de árboles y otras estructuras que pueden colapsar como consecuencia del peso del granizo y el agua, así como por los fuertes vientos.

Muchas veces estos daños son irreparables, por lo que pueden representar la pérdida total de tu auto. Y aún cuando se pueden reparar implican grandes gastos.

La lluvia: enemiga al volante

Pero además de los riesgos antes mencionados, el principal peligro de las fuertes lluvias y precipitaciones de granizo son los accidentes al volante, los cuales incrementan en épocas de lluvia intensa un 10% y hasta en 35% en carreteras y ciudades.

Los accidentes viales aumentan con las lluvias por muchas razones. Una de ellas es la disminución de la visibilidad por parte de los conductores en calles y carreteras, pero el mayor riesgo al volante durante una lluvia es la pérdida de adherencia de las llantas en pavimento mojado.

Según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), un auto a 60 Km/h puede perder adherencia en sus neumáticos hasta en 20% durante una lluvia, mientras que en asfalto mojado con 1.5 mm de elevación de agua puede perder hasta el 50% de adherencia. A 100 Km/h la adherencia se pierde casi completamente, llegando a 90%, lo cual significa prácticamente perder el control del auto.

Por supuesto, en estos casos la recomendación es abstenerte de manejar tu coche, y si ya estás manejando y te sorprende una fuerte lluvia, detener tu marcha y orillarte en un punto seguro si te es posible.

Con frecuencia, en estos casos los daños son más que materiales y desafortunadamente se pone en riesgo la integridad física y la vida de personas.

Proteger tu auto con un seguro

Si como conductor un accidente vial es un golpe para tu bolsillo, piensa lo frustrante que debe de ser que tu auto –ese patrimonio que tanto esfuerzo, tiempo y trabajo te costó– termine arruinado por la lluvia, por el solo hecho de que estuvo estacionado fuera de tu domicilio y lo impensable sucedió.

En México el seguro de automóvil es obligatorio solo para la cobertura de daños a terceros y si transitas por caminos y puentes federales (aunque en algunos estados es obligatorio dondequiera que transiten).

Pero, como acabamos de ver, hay riesgos hidrometeorológicos que son inevitables. Y ante la fuerza de la naturaleza, lo mejor es prevenirse con un seguro que sí cubra esos daños. Por eso, anticípate con un seguro de cobertura amplia que te ampare ante daños provocados a bienes y personas y cubra los gastos médicos de los ocupantes, así como robo total y daños materiales del auto.

¿Y tú qué seguro de auto tienes? ¿Con ese te sientes que puedes proteger tu auto ante lo impensable? Si ya cuentas con un seguro de cobertura de daños a terceros o limitada, contacta a tu agente y pregúntale cómo puedes incrementar la cobertura para recibir los beneficios de la amplia.

Si aún no tienes, ¡no esperes un día más para protegerlo! El peligro no avisa.

 

Interior de auto dañado por una inundación