Archive for the ‘Hogar’ Category

¿Qué es la responsabilidad civil y por qué te conviene protegerte?

De acuerdo con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, la responsabilidad civil es una figura jurídica que establece la obligatoriedad en la reparación o indemnización de daños y perjuicios provocados a terceros.

Pero ¿qué quiere decir esto, a ti en qué te afecta y por qué es importante tenerlo presente en tu vida cotidiana? En las siguientes líneas te mostraremos cómo un concepto aparentemente tan ajeno puede cambiarte la vida.

¿Puedes hacer algo al respecto? Por supuesto. Y aquí te decimos qué.

Por qué debes tomar en serio la responsabilidad civil

En nuestro día a día estamos expuestos todo el tiempo a riesgos impredecibles. Piensa en el riesgo de sufrir un accidente camino al trabajo, que una motocicleta impacte contra tu auto en la carretera o el riesgo de perder los ahorros de toda tu vida en una mala inversión.

Pero casi siempre cuando hablamos de exposición al riesgo lo hacemos desde nuestra perspectiva, pensando en eventos que nos afectan directamente a nosotros, en situaciones en las que tú sales afectado. ¿Qué hay de aquellas situaciones en las que otros salen afectados por tu culpa, aún cuando no era tu intención?

La responsabilidad civil tiene que ver con el riesgo de provocar daños involuntarios a terceros, ya sea en su persona, su patrimonio o sus posesiones. Te obliga a responder ante esos daños, sea de manera cívica y consensuada o por la fuerza legal.

¿Cómo te afecta la responsabilidad civil?

Puesto que la responsabilidad civil te obliga a reparar el daño, el primer impacto que tiene sobre tu vida es directamente en tu bolsillo. Normalmente se trata de gastos inesperados, que no tenías contemplados hacer en la quincena o el mes, y te echa a perder tus finanzas.

Si tienes dinero para pagarlo, seguramente te va a desbalancear tus cuentas (quizá tendrás que usar dinero que tenías destinado para pagar otros gastos). Si no tienes para pagarlo en el momento, muy probablemente tendrás que recurrir a tus ahorros (que igual estabas juntando para otro fin) o pedir un préstamo, con los intereses que conlleva.

Pero en algunas ocasiones esos daños son tan costosos que difícilmente cualquier persona tiene esas cantidades disponibles. Por ponerte un ejemplo, piensa en el daño físico, incluso la muerte que podrías provocar a alguien en un accidente automovilístico.

Tu seguro: un as bajo la manga

El seguro entra aquí como tu salvador, porque paga las cuentas de tu responsabilidad civil en caso de que suceda. Al contratarlo, básicamente tú le estás transfiriendo los riesgos a la aseguradora para que tú no te preocupes por nada.

Así, en lugar de que tú desembolses para pagar los daños provocados a una persona, el seguro los cubre. Tú solo tendrás que asegurarte de pagar el deducible y mantenerte al día con el pago mensual, trimestral o anual de tu prima.

Varios tipos de responsabilidad civil

¿Sabes cuántas situaciones de responsabilidad civil existen en la vida? Todas las situaciones que te puedas imaginar en las que tú o tus familiares provoquen daños a terceros. Y ni siquiera tiene que ser daños a personas: también incluye a tiendas, propiedades ajenas y hasta mascotas.

Por eso varios seguros te ofrecen diferentes formas de protección para ti o tus familiares en caso de incurrir a daños a terceros. Estos son los tipos más comunes de responsabilidad civil cubiertos por los seguros:

Profesional: te cubre por daños a terceros producto de tu actividad laboral.

Familiar: se ofrece con frecuencia dentro de la cobertura de los seguros de casa habitación y protege a los miembros de tu familia por daños que puedan causar fuera del hogar.

Viajes: un seguro temporal ideal para realizar viajes de trabajo o familiares sin preocupaciones.

Mascotas: también se ofrece en los seguros de casa habitación o de manera independiente y te protege ante los daños provocados por tu mascota.

Vehículos: es el seguro básico que en algunas regiones es obligatorio para conducir y protege al asegurado si provoca daños, lesiones o el fallecimiento de terceras personas.

Reconocer que el riesgo de provocar daños a terceros es tan real como cualquier otro y asumir la responsabilidad de nuestras acciones nos pone un paso adelante en la construcción de una sociedad más respetuosa, justa y armoniosa. Pero no significa que tengas que enfrentarlo solo.

Así que no lo pienses más y contrata un seguro de responsabilidad civil. No vivas presa del riesgo y continúa tu vida sin padecer una catástrofe en tus finanzas. Acércate a un agente de seguros para recibir toda la asesoría que necesitas.

 

Protégete si provocas accidentes a terceros

¿Cómo proteger tu casa ante robos?

Hoy en día cuentas con una amplia gama de tecnología preventiva que te ayuda a proteger tu casa ante robos. Pero ¿qué pasa cuando eres víctima de robo en tu domicilio? ¿Hay manera de protegerte cuando todos los otros sistemas fallan?

En los siguientes párrafos te llevaremos a averiguarlo.

La importancia protección preventiva

A través de los años, los sistemas de seguridad han mejorado mucho, y los sistemas modernos son más versátiles que nunca. Desde cámaras de seguridad digitales, hasta los seguros con control remoto, muchos sistemas de seguridad están automatizados y se pueden controlar a través de una app o tu teléfono. Esto te proporciona acceso a la información más importante sobre tu hogar desde la palma de tus manos y te da tranquilidad.

Otras formas de proteger tu casa ante robos, además de tener un sistema de seguridad, o si vives en un lugar alquilado o no puedes comprar un sistema de seguridad para el hogar, son estos 5 consejos que te pueden ayudar a reforzar la seguridad de tu vivienda:

  1. No dejes visibles los artículos de valor
  2. Olvídate de “esconder una llave”
  3. No les dejes saber que no estás en casa. Invierte en luces programables y activa el encendido y apagado automático en exteriores
  4. Coloca cerraduras confiables de puertas y ventanas
  5. Evita las puertas con cristal cerca de las manijas

Sin embargo, la manera ideal de cuidar tu vivienda ante muchos riesgos es con un seguro de casa habitación, ya que es una herramienta de gran utilidad para cuidar tu patrimonio y te protege cuando has sido víctima de robo.

El alcance del seguro de casa habitación

Con un seguro de casa habitación no solo aseguras la estructura del inmueble, también su contenido. Este seguro también te puede incluir incidentes relacionados con descomposturas, plomería, cerrajería y más servicios, así como los daños que pudieran sufrir personas en el interior de tu vivienda o inclusive la reparación de alguna afectación que tu mascota pueda provocar.

Por esta razón es muy importante que elijas el tipo de cobertura adicional que se adapte más a tus necesidades.

Es muy importante que contemples el asegurar no sólo el inmueble, sino también los objetos de valor que se encuentren al interior de tu hogar, como electrodomésticos, muebles, entre otros. Recuerda que necesitas las facturas de compra de todas las cosas que quieras agregar a la cobertura de la póliza.

El seguro vs. el robo en domicilio

La mayoría de las coberturas protegen tu casa ante robo y es altamente probable que este tipo de sucesos causen daños a puertas, cerraduras, ventanas o cristales, pero con tu seguro podrás hacer frente a esta situación.

También podrás contar con la asistencia legal de un abogado para orientarte en el levantamiento de la denuncia, asesorarte legalmente y en general guiarte durante todo el proceso.

Ahora que ya tienes la información necesaria para considerar la protección de un seguro de casa habitación, protege tu vivienda, asegura tu futuro y garantízales tranquilidad a tus seres queridos.

 

El seguro de casa habitación: protección ante sismos

Los sismos o temblores pueden poner en riesgo casas, edificios, carreteras, postes, etc., lo que puede también resultar en daños físicos a nuestra persona o a nuestra casa. Te invitamos a seguir leyendo para conocer por qué debes contemplar un seguro de casa habitación dentro de tu plan de prevención y cómo te ayuda en caso de daños por un sismo.

La importancia de prevenir

Conocer qué hacer durante y después de un sismo puede reducir nuestras probabilidades de sufrir lesiones o mayores pérdidas materiales. Sin embargo, prevenir siempre será la mejor estrategia para enfrentar este y otros desastres.

Esto quiere decir que mantener la calma durante un sismo y ubicarte en los puntos de reunión en la calle es tan importante como las medidas preventivas que recomienda Protección Civil para salir bien librado:

  1. reubicar o asegurar objetos que puedan caer
  2. conocer los protocolos de seguridad de Protección Civil
  3. localizar previamente las salidas de emergencia
  4. preparar con tu familia una ruta de evacuación
  5. hacer simulacros o participar en los que organiza tu localidad
  6. preparar una mochila de emergencia con botiquín, linterna, radio de pilas, alimento enlatado
  7. contar con una copia de documentos oficiales importantes

Salvaguardar tu vida y la de todos los que te rodean se convierte en la prioridad cuando se trata de un sismo. Pero esto no significa que no puedas anticiparte y proteger tus bienes materiales y tu casa. La realidad es que puedes prepararte y recuperarlos sin que pasen años, gracias al seguro de casa habitación.

Un seguro de casa habitación como medida preventiva

Con un seguro de casa habitación podrás reparar los daños ocasionados por un sismo en el menor tiempo posible, ya que te ayuda a solventar los gastos, y evitar poner en riesgo tu estabilidad financiera.

Su protección puede abarcar desde las instalaciones fijas del inmueble hasta los contenidos de valor dentro de él, como muebles, electrodomésticos, joyas y obras de arte. Y no importa si no eres el propietario del lugar donde vives, pues igual lo puedes contratar si eres inquilino.

Un seguro de casa habitación además te cubre otros desastres, incluyendo: incendios, inundaciones, huracanes, granizadas, nevadas, vandalismo, robo y accidentes en tu casa que afecten a terceros (responsabilidad civil).

Consulta aquí los riesgos hidrometeorológicos que también te puede cubrir.

¿Hoy en día estás preparado financieramente para enfrentar un golpe económico si el día de mañana un sismo provocara daños en tu casa? Si tu respuesta es no, contacta inmediatamente a un agente de seguros para que te brinde la información sobre cómo prevenirte ante un desastre con un seguro de casa habitación.

Y si ya cuentas con uno, revisa tu póliza y asegúrate de que cubra los daños causados por sismos. Pues no debes olvidar que nuestro país se encuentra en una zona de alta actividad sísmica, que estos eventos no avisan y es mejor estar preparado.

Con tu seguro de casa habitación, seguro sí vives más tranquilo.

 

Protege tu patrimonio ante sismos con un seguro de casa habitación

Protege tu patrimonio con un Seguro de Casa Habitación

Hoy en día, cuidar tu patrimonio y el de tu familia es una prioridad, debido a que existen diferentes tipos de riegos que pueden afectar tu inmueble y las pertenencias que tienes dentro del mismo.

Si eres el dueño, o sólo rentas el lugar donde vives, puedes contratar un Seguro de Casa Habitación para protegerte ante una eventualidad. Además, tienes la opción de elegir los bienes que deseas asegurar y contar con facilidades de pagos fraccionados.

¿Qué debes considerar antes de contratarlo?

  • El valor aproximado de tu construcción
  • Las características del inmueble (material y número de pisos)
  • El valor aproximado de los contenidos a asegurar

Un seguro de Casa Habitación puede protegerte de distintos fenómenos como:

-Incendios

-Robo

-Explosiones

-Vandalismo

Además, este tipo de seguro cuenta con coberturas adicionales que te protegen económicamente ante desastres naturales como:

  • Terremotos
  • Riesgos Hidrometeorológicos
  • Erupciones Volcánicas

Para artículos valiosos, las aseguradoras pueden solicitar los siguientes documentos de los bienes asegurados:

  • Recibos
  • Facturas
  • Avalúos

No olvides tomar en cuenta las diferentes coberturas adicionales que existen en el mercado y conoce más opciones sobre este seguro para cubrir tus necesidades.

Deja de preocuparte por tus bienes, cuenta con un Seguro de Casa Habitación y protégelos.

Recuerda que #NadaEsSeguroTuSeguroSí

Resuelve la incertidumbre de un desastre natural

En septiembre de 2017 varios estados del país fueron sorprendidos y afectados por dos fuertes sismos. A raíz de estos sucesos, los mexicanos empezaron a ser más conscientes de su integridad y a preocuparse por su seguridad. Un evento de esta magnitud siempre está latente debido a las características geográficas del país, a pesar de esto, gran parte de la población mexicana no se encuentra preparada para hacer frente a estos siniestros.

Durante el sismo del 19 de septiembre 60 inmuebles sufrieron derrumbes, 310 tuvieron que ser derribados y 808 se reportaron en alto riesgo. En lo que respecta a inmuebles de patrimonio histórico- cultural 22 mil 182 fueron reportados con afectaciones. Lo que nos demuestra que un desastre natural no solo afecta a familias, sino también perjudica la economía del país.

Estas cifras nos muestran la importancia de estar preparado ante estos imprevistos. Un seguro de daños con cobertura catastrófica ofrece protección ante cualquier tipo de afectación en el hogar o negocio. Este tipo de seguros, dependiendo de la cobertura contratada pueden cubrir el contenido, por lo que muebles, electrodomésticos, joyas y demás objetos de valor podrán estar asegurados en caso de que ocurra algún tipo de desastre natural.

Además, contratar una cobertura extendida puede asegurarte en casos de vandalismo, roturas de tuberías o sistemas de abastecimiento de agua, situaciones que son muy comunes a partir de estos sucesos.

Es necesario buscar un seguro que se adapte a tus necesidades y cubra de la mejor manera tu patrimonio. Tener un seguro es la clave para afrontar un evento de esta magnitud y de mantenerte protegido. Recuerda que nada es Seguro tu seguro si.

Fuentes:
Comisión para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México.
https://comisionparalareconstruccion.cdmx.gob.mx/storage/app/uploads/public/5b9/d8f/f7b/5b9d8ff7b738a548226142.pdf

Seguro de Daños

Cómo reaccionar ante una erupción volcánica en 3 pasos

En este país, donde los desastres naturales son cosa de todos los días, lo mejor es estar siempre prevenido.

Como sabemos, México es un país propenso a los desastres naturales y las erupciones volcánicas se agregan a la lista, pues está ubicado en el llamado “cinturón de fuego del Pacífico” que,  según datos del Centro Nacional de Prevención de Desastres, actualmente, conviven en nuestro territorio 48 volcanes activos, siendo los más destacados el de Colima, (entre el estado del mismo nombre  y Jalisco) y el Popocatépetl, en los límites de Morelos, Puebla y el Estado de México. Ambos monitoreados 24 horas y que pueden seguirse en tiempo real en el Atlas Nacional de Riesgo.

Por ello, si vives en un área cercana a un volcán, lo mejor es que tomes tus precauciones y asegures tu patrimonio, pues nunca se sabe cuándo iniciará nuevamente su actividad o tendrá alguna expulsión de lava o ceniza. Así que toma nota y mira cómo puedes salvar tu patrimonio en XX sencillos pasos.

  1. Mantente al pendiente de las noticias

Los grandes volcanes de México, son monitoreados constantemente, por lo que al momento de entrar en fase volcánica, las autoridades alertarán a la población para que tome sus precauciones, mismas que van desde cubrir fuentes de agua, puertas y ventanas de la caída de cenizas, hasta la evacuación de las zonas más propensas a sufrir daños en caso de una erupción más violenta.

  1. Prepárate por si tienes que evacuar

Aún antes de que el volcán inicie su actividad, debes tomar tus precauciones: prepara tus documentos importantes, un botiquín de emergencia (puedes ver ambos aquí) y en caso de no contar con él, lo mejor es que te acerques a un agente, él podrá ayudarte a contratar un seguro de vivienda o auto, con cobertura de desastres naturales y perfectamente adaptado a tus necesidades.

  1. Comprueba que tu seguro cubre erupciones volcánicas y si no cuentas con uno, corre a contratarlo

Antes de notarlo, podrías necesitarlos, así que fíjate bien que tu seguro de vivienda, además de incluir daños por erupción volcánica, cubra los daños que pudiera causar el flujo de lava, pérdidas por detonación volcánica, ondas de expansión, ceniza y polvo; así como incendios o explosiones resultantes de la erupción. Además, si una vivienda o un negocio asegurado que ha sido evacuado, sufre saqueos, robos o vandalismo, estos daños también estarían cubiertos bajo las pólizas según sean sus especificaciones.

Para el caso de autos, estos estarán cubiertos en la porción del seguro que se conoce como cobertura extensiva o cobertura para otros riegos, cabe señalar que esta porción de la póliza es opcional y voluntaria, si el propietario no la desea y no la adquiere, el seguro de responsabilidad civil no cubrirá los daños del vehículo.

Si tienes alguna duda sobre la cobertura de tu seguro, es muy importante que te dirijas con un agente capacitado para que te oriente y te brinde asesoría, pues en caso de ser necesario, querrás que tu póliza sea lo más completa posible. También es importante que sepas el costo puede variar según la zona en la que se encuentre tu vivienda o negocio, aunque lo más importante es que siempre estés prevenido.

Y recuerda, que en este país donde los desastres naturales son cosa de todos los días, nada es seguro, tu seguro sí.

4 puntos que debes considerar para salir bien librado de un sismo

¿Qué tanta tranquilidad te da el saber que tu patrimonio está protegido? 

En los últimos años, la tierra nos dejó ver que México es un país en el que los temblores son más frecuentes de lo que creemos, desde sismos imperceptibles que se registran día a día, hasta grandes terremotos que han azotado el centro y sur del país, por ello  es indispensable estar preparado y contar con un seguro de vivienda, sobre todo si vives en zonas vulnerables.

  1. Ubica las zonas de seguridad

Es muy importante que, en caso de no poder evacuar a tiempo o si vives en un edificio de varios pisos de altura, identifiques los puntos más seguros de tu casa, como las columnas principales o los patios lejos de posibles derrumbes. Planea la ruta de evacuación ideal para tu familia y crea un plan de contingencia en caso de emergencia.

  1. Ten un botiquín de primeros auxilios

¿Recuerdas todo lo que donaste después del 19 de septiembre, llamados básicos de primeros auxilios? (gasa estéril, cinta adhesiva, toallas  y solución antiséptica, jabón, paracetamol e ibuprofeno, pinzas, tijeras, toallas impregnadas de alcohol, guantes de plástico,  termómetro,  linterna con baterías de repuesto). Debes colocarlo en un lugar visible y al alcance de todos los miembros de la familia para cualquier caso de emergencia. Es importante que enseñes a tus hijos y familiares a usarlo adecuadamente.

  1. Guarda los documentos importantes

¿Qué pasaría si de un momento a otro te quedas sin tus documentos importantes? Considera poner juntas las actas de nacimiento, escrituras del inmueble y sobre todo, la póliza de seguro, pues sin esta, será complicado llevar a cabo los trámites pertinentes para hacerla válida. Todo esto debe estar en un lugar accesible al momento de la evacuación.

  1. Más sabe el diablo por viejo…

Sabemos que lo más importante es tu familia, por ello es necesario que asegures su patrimonio. No dejes que este tipo de situaciones hagan que pierdas aquello por lo que tanto trabajaste. Contrata un seguro de vivienda con cobertura de contenidos, pues, aunque tengas una póliza de seguro vigente por sismo, esta quizá no incluya la pérdida de bienes que se encuentren al interior de la propiedad.

Es importante que sepas que la cobertura adicional de sismo, contempla la cobertura de inhabitabilidad, que te otorga un monto mensual cuando la vivienda haya sido declarada inhabitable y acredites que has gastado en una renta.

Si tienes dudas, lo mejor es que te acerques a tu agente de seguros para revisar lo que tu póliza contempla.

Los sismos del 7 y 19 de septiembre del 2017 nos unieron, nos hicieron fuertes y dejaron ver nuestro mejor lado como mexicanos, pero también nos enseñaron que la prevención y la conciencia, pueden salvar muchas vidas. Consulta las opciones disponibles en el mercado y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.

¡Que la temporada de lluvias no te agarre desprevenido!

No es raro escuchar año con año, reportes del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) en los que se mecionan altas perdidas económicas y miles de personas afectadas durante la temporada de lluvias, ya sea por huracanes en las costas, o inundaciones en las principales zonas metropolitanas y es que México está ubicado en uno de los puntos más propensos a desastres naturales, por ello, lo mejor es estar prevenidos y asegurar nuestro patrimonio, pero ¿sabes qué seguro cubre los daños causados por estos fenómenos?

¡Aguas con el agua!

Cuando escuchamos del seguro de hogar o de negocio, la mayoría piensa en protección por robo o daño por sismo, poco se habla de la parte que cubre los daños derivados de las lluvias. Pues bien, es momento de que conozcas hasta dónde puede llegar la cobertura de tu póliza.

La cobertura por riesgos hidrometeorológicos regularmente no esta incluida dentro de las básicas del seguro de hogar o negocio, pero puede ser añadida si así lo requieres y contrario a lo que se piensa, no siempre es costosa, puesto que el precio se determina por factores como el tamaño del inmueble, el contenido o suma que se quiera asegurar, la ubicación, etc.; y funciona como una herramienta que ayuda a reparar en menor tiempo los daños generados por algún evento que no se tenía previsto.

Esta cobertura cubre  daños causados por:

–       Heladas

–       Granizadas

–       Maremotos

–       Marejadas

–       Huracanes

–       Nevadas

–       Inundaciones

–       Inundaciones por lluvia

–       Vientos tempestuosos

–       Avalanchas de lodo

¿Qué debo hacer para contratar la cobertura por riesgos hidrometeorológicos?

Si ya cuentas con una póliza de seguro de hogar o de negocio, revisa tu contrato, quizá ya esté incluida y si no sabes si la incluye o todavía no has asegurado tu patrimonio, ponte en contacto con tu aseguradora o agente de seguros, ellos te ayudarán a encontrar el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

No olvides leer detenidamente cada una de las cláusulas de la póliza y consulta las “Fichas técnicas del producto” en el Catálogo Nacional de Productos y Servicios Financieros, donde encontrarás comisiones, costos de contratación, alcance, restricciones y exclusiones.

No lo dejes pasar, ¡Protege tu patrimonio! y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.

 

¿Cómo funciona un Seguro de Daños?

Contratar un Seguro de Daños es una forma de prevención que te brindará la protección necesaria para el patrimonio que adquieres al construir o comprar un inmueble.

¡Protege la inversión que estás realizando!

La protección que te ofrece este seguro, dependerá del grado de riesgo al que se encuentra expuesto el inmueble que estás asegurando, y podrá abarcar desde fenómenos naturales hasta protección por Responsabilidad Civil.

Ya sea un edificio, un local o incluso tu hogar, la cobertura de un Seguro de Daño será un respaldo para esta inversión, y su cobertura podrá abarca las instalaciones fijas y los contenidos en estos.

Es importante entender que por contenidos se refiere a objetos de valor como:

–       Muebles

–       Electrodomésticos

–       Joyas

–       Obras de arte

¡No lo pierdas todo!

Contar con este Seguro te permitirá reparar los daños ocasionados por desastres naturales o robo a partir de estos, y cubrir accidentes que afecten a terceros.

Algunos de los fenómenos naturales que ampara esta cobertura son:

  • Terremotos
  • Inundaciones
  • Huracanes
  • Granizadas
  • Nevadas

Acércate a tu agente para que te brinde la información necesaria, y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.

¿Eres dueño de tu patrimonio habitacional? ¡Asegúralo!

Un seguro de casa habitación no sólo protege el inmueble y sus contenidos, sino los daños que ocasionen los miembros de tu familia tanto en la casa como en otros lugares, por ejemplo si rompes algún objeto en un supermercado. Al hablar de los miembros de la familia, esto también incluye a las mascotas.
Muchas casas están aseguradas debido a un crédito hipotecario, mismo que sólo protege al contratante ante la falta de recursos para continuar pagando el crédito, sin embargo no protege al inmueble o sus contenidos.
Sólo el 4.5% de las casas están aseguradas por decisión de su propietario. 31% de las casa tiene un seguro vinculado a un instrumento financiero.
¡Asegura tu hogar!