Archive for the ‘Otros Seguros’ Category

Seguros para mascotas… Como funcionan y para que sirven

Asegura lo más importante en tu vida, incluyendo a tu mejor amigo.

Hoy en día podemos asegurar cada aspecto de nuestra vida, desde los más comunes como la vivienda o el auto, hasta los menos pensados como celulares y equipo electrónico, pero ¿qué pensarías si te dijéramos que puedes asegurar todo, incluyendo a tu mejor amigo de cuatro patas?

Si bien es cierto que no es una práctica muy común, en México las personas gastan en promedio 3 mil 500 pesos al mes en productos y servicios para sus mascotas, casi el doble de lo que gastan en su propio cuidado personal, por ello, es muy importante estar protegido ante enfermedades y accidentes que podría llegar a tener nuestro amigo peludo.

¿Cómo protege el seguro a mi mascota?

Actualmente distintas compañías ofrecen pólizas que aseguran a gatos y perros lazarillos o de compañía y que cubren afecciones como fracturas, hemorragias, neumonías o cirugías por la ingesta de algún cuerpo extraño; además de incluir un rubro llamado responsabilidad civil, con el que la compañía aseguradora cubrirá las erogaciones por daños generados a terceros a consecuencia de que el perro o gato ataque a otro animal, persona o si llegara a causar destrozos o el deterioro de algún bien; además de gastos funerarios en caso de muerte y apoyo en los gastos que puedan presentarse en caso de que se pierda.

Asimismo, es importante que sepas que no todos los perros pueden ser asegurados, pues algunas empresas no contemplan a perros destinados para guardia, cacería, pelea o detectores de narcóticos.

Busca y compara antes de contratar tu seguro y ve cuál es el que más se adecúa a tu estilo de vida y el de tu mascota, es importante que revises las coberturas que contempla tu póliza, pues algunas de ellas incluyen robo con violencia. No dejes que te sorprendan y asegura cada aspecto de tu vida, pues nada es seguro, tu seguro sí.  

Si te preguntas: “¿qué debo hacer para contratar un seguro?”

Hoy en día, muchas personas tienen la cultura de contar con uno o varios seguros para su tranquilidad y protección; ya sea de auto, gastos médicos, vida, educativo, viaje o contra algún tipo de daño.

Tener un seguro es una forma de proteger tu patrimonio y ofrecer un respaldo a tu familia en caso de llegar a faltar. Sin embargo, antes de contratar una póliza para cubrir cualquier riesgo, es necesario conocer la cobertura que se está adquiriendo.

Estos son algunos pasos y preguntas a responder que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) recomienda seguir antes de adquirir una póliza:

  1. ¿Qué quiero asegurar? ¿Un auto, bienes materiales, tu patrimonio, tu vida, enfermedades, la educación de tus hijos? Como primer paso hay que definir los riesgos ante los que se quiere proteger.
  2. Verificar que la aseguradora de tu preferencia y con la que desea hacer el contrato de póliza sea una institución formalmente constituida.
  3. Todos los asesores deben contar con una certificación vigente expedida por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.
  4. Ninguna pregunta está de más, así que asegúrate de no tener ninguna duda acerca de cualquier término o aspecto que no te quede claro, asegúrate de haber comprendido todos los aspectos funcionamiento, derechos, obligaciones, costos del plan, moneda en que se manejará, exclusiones y restricciones aplicables, forma en que opera el pago de deducibles, coaseguros y opciones para el pago de la prima.
  5. Comparar; hacer una comparación con las diferentes aseguradoras, ya que existen diversos planes de seguros, diferentes precios y facilidades. Elige el que cumpla con todos los puntos que tú necesitas.
  6. La información que el agente proporcione de manera verbal tendrá que ser la misma que contiene la póliza.

Ahora que ya sabes que pasos debes seguir para adquirir el seguro que necesitas, protégete y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.

¿Sabes cómo renovar tu seguro? Es muy fácil, aquí te damos algunos consejos.

Ofrécele a tu familia la seguridad y respaldo de un seguro, si la fecha de vencimiento se aproxima, renueva la póliza.

Si la atención fue buena…

En caso de haber sufrido algún percance, accidente o siniestro durante la vigencia de tu seguro, tomando en cuenta si la calidad del servicio y la atención que te brindaron fueron buenas, ¡renuévalo! Siempre es mejor tenerlo y no usarlo, que necesitarlo y no contar con el.

Si tu seguro esta a punto de vencer deberás ponerte en contacto con tu agente, para que pueda ayudarte a saber cómo será el proceso de renovación. Una vez que recibas la nueva cotización, revísala y aclara con el todas las dudas que tengas.

Al momento de realizar la renovación de tu póliza, considera que tienes un plazo de 30 días para verificar que todos los datos sean los correctos y puedas realizar el pago a tiempo.

Considera todas las opciones

Existen algunas compañías de seguros que al momento de realizar la renovación de póliza si no tuviste ningún accidente, percance o siniestro, te hacen un descuento, pero únicamente cuando el seguro ha terminado, de esta manera se puede verificar esta información.

No olvides considerar la calidad del servicio, si éste no cumplió con las expectativas o alguna de las coberturas, el fin de la póliza es la oportunidad perfecta para buscar una nueva compañía, antes de tomar cualquier decisión revisa los precios y beneficios que te ofrecen, así podrás hacer un comparativo que te ayudará a tomar la mejor decisión.

Recuerda que nada es seguro, tu seguro sí. Renueva tu seguro para que tú y tu familia estén protegidos.

¡Ahorra para su educación!

Sabemos que como padre, una de tus principales preocupaciones es darle a tus hijos la oportunidad de tener un mejor futuro; por eso queremos que conozcas el Seguro Educativo,  una buena opción a considerar entre tus planes para alcanzar este objetivo.

Este seguro te ayuda a construir un ahorro que te permita garantizar los recursos para que tus hijos continúen con sus estudios, ya que la SEP indica que en nuestro país sólo 3 de cada 10 jóvenes asisten a la universidad.

¡Ayúdalos a preparase!

El dinero generado en un Seguro Educativo, proveerá los recursos necesarios para cubrir la educación del menor asegurado; puede ser adquirido por el abuelo, padre o tutor del menor, teniendo la tranquilidad de que su educación estará respaldada, incluso si quien lo contrata llega a fallecer prematuramente.

Conoce mejor cómo funciona…

  • Una vez que hayas tomado la decisión y designes al menor que será el beneficiario, éste no podrá se cambiado
  • Los recursos generados, no necesariamente deberán destinarse al pago de la educación del asegurado
  • Podrá pagarse mensual, semestral o anualmente, lo que se acomode mejor de acuerdo a tu presupuesto y necesidades

Ahora que conoces cómo funciona y lo que te ofrece un Seguro Educativo, acércate a tu agente para garantizar la educación de tus hijos.

¿Cuáles son tus metas de ahorro?

Existen diferentes razones que te motivarán a ahorrar, y para comenzar con esta tarea, debes estar consciente de que hay pequeños hábitos, que al tenerlos como aliados te ayudarán a alcanzar tus objetivos, sin importar cuáles sean estos.

“¿Por qué? Y “¿Para qué?”

Responder este par de preguntas te darán un panorama más claro de los motivos que te están impulsando a realizar un ahorro.

Para empezar…

Sigue estos pasos, define tus metas y no te pierdas en el camino para alcanzarlas:

Paso 1. Hacer un presupuesto – de esta manera sabrás a qué estás destinando tus ingresos, cuáles son tus gastos fijos y las deudas que tienes.

Paso 2. Administrar bien tu dinero – una vez que conoces tus gastos y a lo que estás destinando tu dinero, será mucho más fácil distribuir de mejor manera tu dinero.

Paso 3. Evitar gastos innecesarios – llevando un buen control de tu dinero garantizarás el destinarlo al cumplimiento de tus objetivos de manera más efectiva.

Para seguir por el buen camino…

Tener un plan y ser disciplinado, serán puntos clave para alcanzar tus metas de ahorro, maneja bien tus finanzas y no dejes que ellas te controlen a ti.

Ahora sí…

Ya sea para viajar, comprar un auto o poner un negocio, seguir estos consejos te ayudará a tener una buena organización, y poder lograr tus objetivos sin tener que poner en riesgo tus finanzas.

Evalúa tu situación y comienza a ahorrar cuanto antes para alcanzar tus metas y poder seguir fijando nuevas.

Tipos de seguros, ¿cuál necesitas?

Todos tenemos necesidades distintas y estamos expuestos a diferentes circunstancias, es por ello que debemos contar con un seguro que nos proteja ante cualquier situación.

Aquí te enlistamos los tipos de seguros existentes para que elijas el que mejor se adapta a tus necesidades.

Seguro de vida

La razón principal para adquirirlo es solventar gastos en caso de enfermedad o fallecimiento, además de proteger a los seres queridos ante un incidente.

Algunas ventajas que se obtienen al contratarlo son:

-Garantiza un patrimonio para la familia si faltara el asegurado.

-Está creado para cubrir diferentes necesidades, ya sea de protección, ahorro, retiro, etc.

-Protege en caso de accidente, enfermedad o incapacidad laboral.

-Se utiliza como una herramienta de ahorro a corto, mediano y largo plazo.

-Se obtiene una rentabilidad futura.

-Garantiza los estudios de los hijos, si se incluye en las condiciones de la póliza.

Seguro de gastos médicos mayores y menores

Te brindan tranquilidad para afrontar económicamente un posible accidente o enfermedad. Así como servicios médicos, hospitalarios y complementarios.

En gastos médicos mayores quien dirige el gasto es el asegurado, es decir, quien contrata la póliza decide los hospitales, médicos y laboratorios con los que desea contar, aunque generalmente están sujetos a la red con la que la aseguradora tenga el convenio. En los seguros médicos de gastos menores quien dirige el gasto es la aseguradora, quien proporciona alternativas dentro de su red para que puedan brindar el servicio, en este caso, se tiene un grupo más cerrado de alternativas.

Ese tipo de seguros (de gastos menores) son preventivos, más enfocados a la conservación de la salud mientras que los de gastos médicos mayores son de tipo más correctivo.

Seguro de hogar

Cubre los daños ocasionados por un incendio, terremoto, inundación o robo. Ya sea que quieras proteger la estructura física de tu vivienda o también lo que se encuentra dentro como muebles y accesorios.

Las coberturas existentes son:

Daños al inmueble propio: derivados de incendio, rayo, explosión, (terremoto y fenómenos hidrometeorológicos se contrata opcionalmente pero es importante hacerlo si vive en zonas donde suelen presentarse estos fenómenos).

Daños a los contenidos: te ayudará a cubrir el costo de cualquier artículo dentro de la casa que esté dañado o en mal estado.

Muebles, electrodomésticos, artículos electrónicos, ropa y similares.

Responsabilidad Civil Familiar: para cubrir cualquier daño involuntario que algún miembro de la familia o su servidumbre le cause a terceros, ya sea en sus bienes o en sus personas y por los que legalmente tenga que responder.

Robo con violencia y/o asalto de contenidos del hogar.

Rotura de cristales interiores o exteriores: decorativos o utilizados como cubiertas, (contratado bajo convenio).

Equipo electrónico: En caso de que se desee cubrirlos por daños materiales causados por su propia operación que hagan necesaria su reparación o reemplazo en particular y no como parte del menaje de casa.

Seguro de auto

Un auto es una inversión que debes proteger. Al contar con un seguro, tienes la tranquilidad de saber que alguien responderá en caso de asalto, accidente o pérdida total.

Las coberturas más comunes son:

– Daños materiales.

– Robo total del automóvil

– Responsabilidad civil

– Gastos médicos

– Asistencia legal

Microseguro

Este tipo de seguros están enfocados a sectores de la población con bajos ingresos.

Los microseguros que se ofrecen actualmente son: vida, accidentes personales y salud. Las principales coberturas son: gastos funerarios derivados del fallecimiento del titular y/o de los beneficiarios, liquidación del saldo de algún crédito, ayuda para padecimientos específicos, repatriación de restos (inmigrantes), entre otros.

Sus características principales son:

-Bajo costo.

-En caso de accidente, la indemnización se entrega lo más pronto posible.

-Las sumas aseguradas son pequeñas.

-Son fáciles de contratar porque tienen pocos requisitos.

-Sus coberturas son básicas.

Ahora que los conoces los diferentes tipos de seguros, consulta a tu agente y elige el que mejor se adapte a tus necesidades y recuerda que NADA ES SEGURO, TU SEGURO SÍ.

¡Utiliza tu crédito de la mejor manera!

Cuando llegas a necesitar dinero, obtener un crédito puede ser la opción que te ayude a tener la flexibilidad financiera que estás buscando.

Al obtenerlo, tu situación financiera será clave para determinar si contarás con la solvencia necesaria para cubrir los pagos establecidos.

¿En qué casos puede ser necesario un crédito?

–       Para empezar un negocio

–       Adquirir una casa

–       Comprar un coche

–       Emprender un proyecto

Antes de adquirir un crédito es importante:

–       Elegir cuál será el plazo para pagarlo

–       Conocer cuáles son los intereses o cargos que podrá generar

–       Tener presente que deberás incluir en tu presupuesto el pago de éste

Si tienes un buen historial crediticio, podrás obtener beneficios como: mejores condiciones de crédito, plazos mayores y tasas más bajas.

Obtener un crédito puede ser una buena alternativa para contar con recursos que te permitan alcanzar tus objetivos, pero ten cuenta que si no pagas el saldo total de tu crédito cada mes, tendrás que cubrir los intereses generados.

La importancia del ahorro a temprana edad

Hablar de dinero a los niños puede ser una tarea compleja, para iniciar una etapa de ahorro con creces hay que comenzar un hábito que les dure toda la vida. Fomentar el ahorro, suele ser sencillo pero se convierte en un reto en estos días.

La última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera que hizo la CONDUSEF reveló que en nuestro país más de 45 millones de personas no suelen ahorrar, solamente un 36% de los adultos encuestados afirmó tener al menos un producto de ahorro formal y, dentro del ahorro informal, se encuentran distintos métodos de  recaudación de dinero grupal, una práctica poco segura.