Author Archive

¡Que la temporada de lluvias no te agarre desprevenido!

No es raro escuchar año con año, reportes del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) en los que se mecionan altas perdidas económicas y miles de personas afectadas durante la temporada de lluvias, ya sea por huracanes en las costas, o inundaciones en las principales zonas metropolitanas y es que México está ubicado en uno de los puntos más propensos a desastres naturales, por ello, lo mejor es estar prevenidos y asegurar nuestro patrimonio, pero ¿sabes qué seguro cubre los daños causados por estos fenómenos?

¡Aguas con el agua!

Cuando escuchamos del seguro de hogar o de negocio, la mayoría piensa en protección por robo o daño por sismo, poco se habla de la parte que cubre los daños derivados de las lluvias. Pues bien, es momento de que conozcas hasta dónde puede llegar la cobertura de tu póliza.

La cobertura por riesgos hidrometeorológicos regularmente no esta incluida dentro de las básicas del seguro de hogar o negocio, pero puede ser añadida si así lo requieres y contrario a lo que se piensa, no siempre es costosa, puesto que el precio se determina por factores como el tamaño del inmueble, el contenido o suma que se quiera asegurar, la ubicación, etc.; y funciona como una herramienta que ayuda a reparar en menor tiempo los daños generados por algún evento que no se tenía previsto.

Esta cobertura cubre  daños causados por:

–       Heladas

–       Granizadas

–       Maremotos

–       Marejadas

–       Huracanes

–       Nevadas

–       Inundaciones

–       Inundaciones por lluvia

–       Vientos tempestuosos

–       Avalanchas de lodo

¿Qué debo hacer para contratar la cobertura por riesgos hidrometeorológicos?

Si ya cuentas con una póliza de seguro de hogar o de negocio, revisa tu contrato, quizá ya esté incluida y si no sabes si la incluye o todavía no has asegurado tu patrimonio, ponte en contacto con tu aseguradora o agente de seguros, ellos te ayudarán a encontrar el producto que mejor se adapte a tus necesidades.

No olvides leer detenidamente cada una de las cláusulas de la póliza y consulta las “Fichas técnicas del producto” en el Catálogo Nacional de Productos y Servicios Financieros, donde encontrarás comisiones, costos de contratación, alcance, restricciones y exclusiones.

No lo dejes pasar, ¡Protege tu patrimonio! y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.

 

3 cosas que debes saber sobre tu seguro de auto

Los accidentes automovilísticos generan pérdidas monetarias de más de 120 mil millones de pesos al año, según cifras de la Asociación Mexicana de Seguros (AMIS), pero estos no solo representan un gasto importante para el país, sino también a la economía de los involucrados. Es por eso que, desde 2012, en los estados de Baja California, Chihuahua, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Tabasco y Yucatán, es completamente obligatorio que cuentes con un Seguro de Responsabilidad Civil por daños a terceros, mientras que en Sonora el seguro va incluido en el costo de la licencia de manejo y tiene una cobertura de hasta 50 mil pesos. Esta póliza te apoyará con los gastos que pueden generarse en un accidente donde tú seas el responsable, pero ¿sabes qué cubre este seguro y cómo utilizarlo?

  1. La suma asegurada

Aunque por ley tu póliza debe ser de mínimo 100 mil pesos, algunos incidentes pueden llegar hasta los 4 millones de pesos, en caso de fallecimiento, razón por la que debes consultar con tu agente y contratar un seguro que esté a tu alcance económico, pero que también te proteja ante distintos imprevistos.

  1. Alcance de la cobertura

Un Seguro de Responsabilidad Civil te ayudará en caso de percance con la cobertura de daños a terceros, gastos médicos de los ocupantes, asesoría legal y asistencia vial, pero ¿cuántas veces no has visto noticias de autos afectados por inundaciones o robo? Las pólizas más bajas del mercado y que te usualmente se contratan para evitar una multa, no cubren daños como robo total y daños materiales, por lo que lo mejor es que analices lo que vives con tu auto en tu día a día para contratar la póliza adecuada.

  1. Verdaderos daños a terceros

Otro punto que es importante aclarar, es que los seguros de daños a terceros no cubren a familiares que tengan el mismo domicilio, es decir: si tienes dos autos, uno a nombre de tu cónyuge y otro a tu nombre, pero por accidente chocaron al moverlos, el seguro no se hará cargo del daño, puesto que no se considera daño a tercero.

Si vives en los estados de Baja California, Chihuahua, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Veracruz, Estado de México, Ciudad de México, Tabasco y Yucatán, es completamente obligatorio que cuentes con una póliza, mientras que en Sonora el seguro va incluido en el costo de la licencia de manejo y tiene una cobertura de hasta 50 mil pesos.

Compara todas las opciones pues hay aseguradoras con una amplia oferta de pólizas a precios accesibles e incluso con facilidades. Además de que actualmente cuentas con muchísimas formas de contratar una y en internet te toma solo unos minutos contratar la más básica. ¡Asegúrate!

¿Cómo funciona un Seguro de Daños?

Contratar un Seguro de Daños es una forma de prevención que te brindará la protección necesaria para el patrimonio que adquieres al construir o comprar un inmueble.

¡Protege la inversión que estás realizando!

La protección que te ofrece este seguro, dependerá del grado de riesgo al que se encuentra expuesto el inmueble que estás asegurando, y podrá abarcar desde fenómenos naturales hasta protección por Responsabilidad Civil.

Ya sea un edificio, un local o incluso tu hogar, la cobertura de un Seguro de Daño será un respaldo para esta inversión, y su cobertura podrá abarca las instalaciones fijas y los contenidos en estos.

Es importante entender que por contenidos se refiere a objetos de valor como:

–       Muebles

–       Electrodomésticos

–       Joyas

–       Obras de arte

¡No lo pierdas todo!

Contar con este Seguro te permitirá reparar los daños ocasionados por desastres naturales o robo a partir de estos, y cubrir accidentes que afecten a terceros.

Algunos de los fenómenos naturales que ampara esta cobertura son:

  • Terremotos
  • Inundaciones
  • Huracanes
  • Granizadas
  • Nevadas

Acércate a tu agente para que te brinde la información necesaria, y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.

¿Cómo elegir tu Seguro de Vida?

¿Qué factores debo tomar en cuenta al elegir un Seguro de Vida?

Lo principal es pensar en qué pasaría con tu familia en caso de que llegues a faltar, hacerlo te dará una de las principales razones para adquirirlo. También debes tener presente que al ser ellos quiénes dependen económicamente de ti, contar con él, te dará la tranquilidad de poder ofrecerles un respaldo en caso de que tú ya no estés.

Es importante que al momento de contratarlo, tengas presente cuál es la cantidad que necesitarían las personas a las que quieres proteger para poder cubrir sus necesidades básicas al menos durante 3 años.

Tu presupuesto también juega un papel importante en la toma de esta decisión, ya que dependerás de él para definir la cantidad que puedes destinar para pagarlo.

¡Identifica tus necesidades!

Un Seguro Vida te ofrece protección económica a través de coberturas por: muerte, invalidez, enfermedades terminales o gastos funerarios, adicional a esto te ofrece la opción de realizar un ahorro para la vejez.

¿A quién protegeré?

Una vez que de acuerdo a tus necesidades hayas elegido la protección y cobertura que necesitas recibir por parte de tu Seguro de Vida, deberás designar a tus beneficiarios, que son las personas que recibirán la Suma Asegurada en caso de que fallezcas.

Así que, si estás por adquirir un Seguro de Vida, no dudes en consultar a tu agente para que te ayude a identificar tus necesidades, conocer mejor las opciones que existen, tomar la mejor decisión; y si ya lo adquiriste, para comprender mejor el contrato.

Cuídate y recuerda que… ¡Nada es seguro, tu seguro sí!

¿Necesitas un Seguro de Gastos Médicos Mayores?

Quizá en algún momento de tu vida, ya sea en un trabajo o simplemente por casualidad, alguien te ha ofrecido un Seguro de Gastos Médicos Mayores con la premisa de que es una de las cosas más importantes que puedes tener. Si pensaste que más que una necesidad es un gasto, puede que estés equivocado. Por lo que hoy nos damos a la tarea de contarte qué es y cómo funciona, para que no lo dudes más y acudas con tu agente de seguros a contratarlo.

¿Qué es un seguro de Gastos Médicos Mayores?

Es un contrato que brinda seguridad financiera y cubre los gastos de atención médica de imprevistos como un accidente o enfermedad. Funciona cubriendo los gastos de hospitalización, atención médica, intervenciones quirúrgicas, medicamentos, análisis clínicos y algunos otros servicios profesionales. Algunos de ellos dependen de la compañía aseguradora y el plan que elijas.

¿Qué cobertura necesitas?

Para saber cuál es la cobertura que necesitas estas son las cosas que debes tomar en cuenta:

–       Si viajas constantemente al extranjero, tendrás que considerar una póliza con cobertura internacional.

–       Si tienes alguna enfermedad crónica debes mencionarlo para evitar afectar la validez de tu seguro

–       La suma asegurada que requieres de acuerdo a tu edad y perfil.

¿Para qué puedo usarlo?

Uno de los usos más comunes de este tipo de seguro es la cobertura de hospitales, cirugías, terapias intensivas y algunas pólizas incluyen consultas a domicilio, pero lo más importante es que estarás completamente preparado para cualquier imprevisto.

Analiza todas las opciones disponibles, tus necesidades, los beneficios, la cobertura y los planes que te ofrecen, seguro uno de ellos se adapta a tus necesidades, puedes comparar y consultar en el simulador de Gastos Médicos Mayores que la Condusef (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) creó para ti, además de consultar con tu agente de seguros.

Si te preguntas: “¿qué debo hacer para contratar un seguro?”

Hoy en día, muchas personas tienen la cultura de contar con uno o varios seguros para su tranquilidad y protección; ya sea de auto, gastos médicos, vida, educativo, viaje o contra algún tipo de daño.

Tener un seguro es una forma de proteger tu patrimonio y ofrecer un respaldo a tu familia en caso de llegar a faltar. Sin embargo, antes de contratar una póliza para cubrir cualquier riesgo, es necesario conocer la cobertura que se está adquiriendo.

Estos son algunos pasos y preguntas a responder que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) recomienda seguir antes de adquirir una póliza:

  1. ¿Qué quiero asegurar? ¿Un auto, bienes materiales, tu patrimonio, tu vida, enfermedades, la educación de tus hijos? Como primer paso hay que definir los riesgos ante los que se quiere proteger.
  2. Verificar que la aseguradora de tu preferencia y con la que desea hacer el contrato de póliza sea una institución formalmente constituida.
  3. Todos los asesores deben contar con una certificación vigente expedida por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.
  4. Ninguna pregunta está de más, así que asegúrate de no tener ninguna duda acerca de cualquier término o aspecto que no te quede claro, asegúrate de haber comprendido todos los aspectos funcionamiento, derechos, obligaciones, costos del plan, moneda en que se manejará, exclusiones y restricciones aplicables, forma en que opera el pago de deducibles, coaseguros y opciones para el pago de la prima.
  5. Comparar; hacer una comparación con las diferentes aseguradoras, ya que existen diversos planes de seguros, diferentes precios y facilidades. Elige el que cumpla con todos los puntos que tú necesitas.
  6. La información que el agente proporcione de manera verbal tendrá que ser la misma que contiene la póliza.

Ahora que ya sabes que pasos debes seguir para adquirir el seguro que necesitas, protégete y recuerda que nada es seguro, tu seguro sí.

¿Sabes cómo renovar tu seguro? Es muy fácil, aquí te damos algunos consejos.

Ofrécele a tu familia la seguridad y respaldo de un seguro, si la fecha de vencimiento se aproxima, renueva la póliza.

Si la atención fue buena…

En caso de haber sufrido algún percance, accidente o siniestro durante la vigencia de tu seguro, tomando en cuenta si la calidad del servicio y la atención que te brindaron fueron buenas, ¡renuévalo! Siempre es mejor tenerlo y no usarlo, que necesitarlo y no contar con el.

Si tu seguro esta a punto de vencer deberás ponerte en contacto con tu agente, para que pueda ayudarte a saber cómo será el proceso de renovación. Una vez que recibas la nueva cotización, revísala y aclara con el todas las dudas que tengas.

Al momento de realizar la renovación de tu póliza, considera que tienes un plazo de 30 días para verificar que todos los datos sean los correctos y puedas realizar el pago a tiempo.

Considera todas las opciones

Existen algunas compañías de seguros que al momento de realizar la renovación de póliza si no tuviste ningún accidente, percance o siniestro, te hacen un descuento, pero únicamente cuando el seguro ha terminado, de esta manera se puede verificar esta información.

No olvides considerar la calidad del servicio, si éste no cumplió con las expectativas o alguna de las coberturas, el fin de la póliza es la oportunidad perfecta para buscar una nueva compañía, antes de tomar cualquier decisión revisa los precios y beneficios que te ofrecen, así podrás hacer un comparativo que te ayudará a tomar la mejor decisión.

Recuerda que nada es seguro, tu seguro sí. Renueva tu seguro para que tú y tu familia estén protegidos.

Recomendaciones en caso de accidentes o peligros en tu negocio

En ciertas ocasiones, y estando al frente de un negocio, nos enfrentamos a situaciones de riesgo y son muy pocos los segundos que tenemos para reaccionar. No hay dudas de que actuar de una manera prudente y correcta evita daños mayores que podrían resultar incalculables en cuanto a costos futuros. Pero entonces, ¿qué hacer en estos casos?
A continuación, te ofrecemos una lista de medidas a tomar para protegerte tú, a tu negocio, y a todas las personas que pudieran quedar expuestas ante tal riesgo.
  • En caso de terremotobaja las cuchillas alimentadoras de corriente (interruptor general) y cierra toda llave de gas.
  • Si huele a gas, no enciendas ninguna flama y llama a las autoridades de Protección Civil de tu comunidad.
  • En caso de incendiotoma medidas para evitar una mayor propagación del fuego, sin arriesgarte tú ni ninguna persona.
  • En todos los casos, llama a las autoridades de Protección Civil de tu comunidad.
  • Si se trata de un robo, en cuanto tengas conocimiento del hecho y no corra peligro tu integridad, trata de conservar las evidencias del mismo.
Es importante notar que estas medidas de seguridad y prevención deben aplicarse también en caso de un peligro en el hogar.

Tipos de Seguro

Los seguros de vida son múltiples y variados, y los hay para cada tipo de necesidad.
Dentro de cada tipo de seguro, existen variaciones y diferencias en el tipo de cobertura, monto y objetivo del seguro.
1.- Seguros Tradicionales
Ordinario de Vida o Vitalicio:
La aseguradora pagará la suma asegurada de esta cobertura al ocurrir el fallecimiento del asegurado.
Su objetivo es otorgar protección por fallecimiento durante toda la vida.
Temporal:
La aseguradora únicamente pagará la suma asegurada de esta cobertura si el asegurado fallece durante el plazo estipulado en la carátula de la póliza.
Su objetivo es ofrecer protección durante este plazo.
Dotal:
La aseguradora pagará la suma asegurada de esta cobertura al término del plazo contratado, o antes si el asegurado fallece.
Su objetivo es ofrecer protección por fallecimiento y supervivencia.
A partir de la combinación de estos planes se generan productos para cubrir necesidades de:
  • Protección (por fallecimiento y supervivencia)
  • Jubilación
  • Educación
  • Ahorro
2.- Seguros Tradicionales – Inversión
Inversión:
Es aquel que, siendo un plan tradicional, tiene asociado un Fondo de Inversión que generalmente se constituye por el vencimiento de dotales a corto plazo y los dividendos que se dejan en administración en la compañía.
 
Seguros Flexibles:
Son planes que ofrecen una cobertura, cuando menos, por fallecimiento y se caracterizan por la flexibilidad en su manejo administrativo.
Sus valores se calculan mensualmente y se constituyen como las primas pagadas, tanto de sus coberturas como de la prima de inversión. A éstas se le van cargando los costos de las coberturas y los gastos de administración del seguro, abonándose los intereses generados por la inversión de la reserva y el fondo de dividendos en administración, en su caso.  En estos planes se pueden hacer retiros parciales.
Seguro Familiar:
Es un seguro individual en el que una póliza incluye, como asegurado, cuando menos a dos miembros de la misma familia con una cobertura básica.
Este seguro también puede existir en las modalidades antes presentadas.
No debe considerarse dentro de esta definición la cobertura conyugal, ya que esta corresponde a un beneficio adicional.

Definiciones

Para poder entender cuál es la importancia de un seguro de vida, primero se deben comprender los términos relacionados a este tipo de seguro.
El seguro de vida:
El seguro es un instrumento financiero por el cual se otorga una suma asegurada en caso de fallecimiento, invalidez o supervivencia. En otras palabras, la aseguradora pagará a los beneficiarios la suma asegurada en caso de invalidez, supervivencia o muerte del asegurado, de acuerdo con las condiciones contratadas, siendo requisito fundamental que la póliza se encuentre en vigor.
La contratación:
Los seguros de vida se pueden adquirir a través de Asesores Profesionales de Seguros y bancos. En un seguro de vida, el asegurado puede elegir las coberturas de acuerdo con sus necesidades de protección y ahorro. La solicitud es el documento que recaba la información del solicitante y en caso de se aceptado formará parte del contrato de seguro.
Requisitos de asegurabilidad: 
Una vez entregada la solicitud, el asegurado deberá presentar todos los requisitos que la compañía necesite para precisar el costo del seguro y la aceptación del mismo.
La suma asegurada: 
Es el monto que se compromete a pagar la aseguradora, siempre y cuando haya sido contratada la cobertura.
Asegurado:
Es la persona cubierta en el contrato de seguro.
Beneficiario:
Persona o personas designadas en la póliza por el asegurado o contratante para recibir el beneficio del seguro. Los beneficiarios deben tener algún interés asegurable con el asegurado, es decir, deben tener una relación con el asegurado y una dependencia económica total o parcial de él. Estas relaciones son evidentes en el caso de matrimonio, hijos, hermanos menores en edad no productiva, padres, etc.
Costo del seguro: 
El costo de seguro es la prima estipulada en la carátula de la póliza, sujeta a variables tales como edad, estado de salud, ocupación, hábitos, entre otros. Todos los pagos relativos al contrato de seguro se efectuarán en moneda nacional. Cuando el plan esté contratado en otra moneda, se tomará el tipo de cambio vigente en el momento del pago. La forma tradicional de pago es anual, pero también se ofrecen formas de pago mensuales, trimestrales o semestrales con un recargo por pago fraccionado; muchas compañías cuentan con el cargo automático a tarjeta de crédito y cuenta de cheques. En términos generales, la suma asegurada total puede ser hasta 10 veces la percepción anual del asegurado o contratante.
Integrante:
Cualquier persona que forme parte del grupo o colectividad.
Grupo o Colectividad:
Vínculo o interés común que sea lícito, previo e independiente a la celebración del contrato de seguro.