Author Archive

¿Conoces los seguros para parejas?

Vivir en pareja, ya sea como matrimonio o en unión libre, es un gran paso en la vida. Y es cuando se toma gran parte de las decisiones más importantes, de mayor impacto y efecto duradero. ¿Conoces los seguros para parejas y cómo pueden protegerte?

¿Existen seguros exclusivamente para parejas?

La respuesta es sí. Pero esto se puede entender de dos maneras:

  1. Seguros que puedes contratar para tu pareja. Cualquier seguro lo puedes contratar para alguien más, es decir, puedes nombrar como asegurado a tus seres queridos, incluida tu pareja.
  2. Seguros cuya cobertura se hace extensiva. Es decir, tú contratas un seguro y la protección incluye a tu pareja.

El primer caso prácticamente aplica para cualquier seguro, ya que puedes a cualquier persona, sin importar si tienen un vínculo consanguíneo o civil. Así que sin problemas protege a tu pareja y él o ella figuraría en la póliza como el/la titular o asegurado(a).

El segundo caso tiene sus detalles, que pasamos a explicarte enseguida.

Seguros para parejas

Como te comentamos, hay seguros cuya cobertura se puede hacer extensiva a tu pareja para protegerla. Entre ellos podemos destacar el seguro de vida y el seguro de gastos médicos mayores.

Seguro de vida

¿Sabías que un seguro de vida no protege exclusivamente a miembros de tu familia y que también puede proteger a tu pareja?

Una de sus ventajas de extender la cobertura es que, si en el futuro la relación no prospera, siempre tienes la posibilidad de cambiar a tu beneficiario.

También existen coberturas conyugales en seguros de vida que son perfectos para amores consumados y ya establecidos con el tiempo: los matrimonios. Si bien se trata de seguros en los que puedes elegir varios beneficiarios, priorizan la indemnización a quien nombres como cónyuge en caso de que fallezcas.

Esta cobertura es especialmente útil cuando tú y tu pareja ya están construyendo un patrimonio juntos y buscan protegerse ante la incertidumbre. Como la mayoría de los seguros de vida están diseñados como planes de ahorro a largo plazo, la cobertura conyugal es una excelente opción para consolidar un ahorro juntos.

Conoce más beneficios de contar con un seguro de vida.

Seguro de gastos médicos mayores

Hay seguros de gastos médicos mayores –conocidos también como seguros de salud– que te permiten asegurar, en una misma póliza, a tu cónyuge e hijos menores en caso de enfermedad y accidentes.

La ventaja de contar con un seguro de gastos médicos mayores antes de contraer matrimonio es que, después de casarte, puedes extender la cobertura de tu actual seguro y ampliar la protección a tu cónyuge.

Pero si no cuentas con seguro de gastos médicos mayores antes del matrimonio, no importa, puedes contratar una cobertura conyugal después de casarte en cualquier momento.

Descubre cómo un seguro de gastos médicos mayores te protege a ti, a tu pareja y tu bolsillo.

Así que ya sabes cómo puedes proteger a tu pareja: contratándole una póliza individual o ampliando la cobertura de un seguro que los dos compartan. No importa cómo lo elijas, lo importante es conservar viva la llama y demostrar tu amor de una manera auténtica y profunda: protegiendo a quien amas.

Contacta a un agente para obtener asesoría personal o de pareja para que elijan el seguro que mejor se adapte a tus necesidades de pareja: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 

Protege a tu pareja con un seguro para parejas

8 razones por las que el seguro educativo es el mejor regalo para tus hijos pequeños

Los Reyes Magos ya pasaron a dejar los regalos para los pequeños de la casa y seguramente están felices. Sin embargo, estamos convencidos de que existe un regalo más importante que tus hijos valorarán más en el futuro. Es por eso que en las próximas líneas te vamos a contar por qué un seguro educativo es el mejor regalo para tus hijos.

¿Por qué regalar un seguro educativo?

Regalar es, sin duda, uno de los gestos más apreciados por nuestros amigos y seres queridos. Demuestra el cariño que tenemos hacia ellos y la importancia de tenerlos en nuestras vidas, además de que refrenda nuestros lazos.

Pero hay regalos que adquieren un valor mayor con el tiempo y que merece más la pena no precipitarse a regalar. Tal es el caso de los seguros educativos, pues se trata de productos financieros diseñados para cumplir su propósito años más tarde.

Los seguros educativos son seguros dotales de ahorro en los que tú como padre pagas una prima periódicamente (cada 1, 3, 6 y hasta 12 meses) y a cambio la aseguradora invierte ese dinero y garantiza el pago del ahorro juntado cuando tus hijos cumplan 18 años, o bien, el pago de una suma asegurada en caso de que tú llegues a faltar, lo que ocurra primero.

Así, con un seguro educativo estás garantizando uno de los bienes intangibles más valiosos que tu hijo o hija podrá tener en toda su vida: su educación. Para que, mediante ese amparo económico que le dejes, no se vea obligado u obligada a truncar sus estudios y pueda cursar la universidad, tomar un posgrado o cualquier otra decisión académica que desee.

Te invitamos a conocer más sobre cómo funciona este seguro en:

Enseguida, queremos compartir contigo unas cuantas buenas razones para considerar regalar un seguro educativo a tus hijos.

  1. Tú puedes ayudar a tus hijos a tener un mejor futuro

Poder garantizar la educación de los hijos es el sueño de muchos padres, sobre todo porque sabemos que la educación es de las pocas cosas que se pueden heredar a los hijos que les va a servir toda la vida.

En ese sentido, es siempre una buena decisión apostar por la educación de nuestros hijos para poder ofrecerles un mejor futuro.

  1. Los seguros educativos son flexibles

Se trata de planes de ahorro que se adaptan perfectamente a tus objetivos y posibilidades. En México existe una amplia variedad de estos productos diseñados para cada bolsillo.

  1. No solo ahorras: haces crecer tu dinero

Con un seguro educativo lo que ahorres se va invirtiendo en inversiones seguras y reguladas por la autoridad financiera mexicana, para que te genere más dinero y con el tiempo puedas juntar una cantidad considerable que le permita a tus hijos solventar sus gastos escolares.

Es mucho más seguro y conveniente que ir juntando monedas en un garrafón.

  1. Sus decisiones deben ser libres

Muchas veces el factor económico es decisivo a la hora de que tus hijos elijan una carrera. Tener limitaciones económicas limita su capacidad de soñar más en grande.

Además, toma en cuenta que hoy en día muchos jóvenes están más dispuestos a cambiar de carrera o de universidad o probar varias opciones antes de decidirse por la que será su carrera de profesión.

Con un seguro educativo les brindas la oportunidad para perseguir sus sueños.

  1. Te ayuda a diseñar mejores planes de vida

En general, contar con cualquier seguro te ayuda a planificar mejor tu vida. Te permite dar estructura a tus finanzas, tener claridad sobre lo que ya tienes cubierto, lo que te falta por cubrir, así como ahorrar para otras cosas que te ayuden a tener una mejor calidad de vida.

El seguro educativo no es la excepción. Empezar a ahorrar desde hoy que tus hijos son pequeños para su educación futura te va a permitir organizar financieramente tus proyectos de vida. Cuando llevas una vida más organizada las piezas se van acomodando solas.

  1. La educación tiene que ser apoyada

Si hay una lección que nos ha dejado la pandemia es que las cosas pueden cambiar de un día para otro, sin avisar. Según datos del INEGI, “por motivos asociados a la COVID-19 o por falta de dinero o recursos no se inscribieron 5.2 millones de personas (9.6% del total 3 a 29 años) al ciclo escolar 2020-2021”.

Desafortunadamente los quebrantos económicos familiares son las principales causas por las que los hijos se ven orillados a abandonar sus estudios para poder trabajar y apoyar en la economía de la casa.

  1. La tranquilidad de tu familia no tiene precio

Justamente una de las principales causas de quebranto económico dentro de una familia es la ausencia de quien era el pilar económico dentro del núcleo familiar. Tú como padre tienes la responsabilidad de proveer y ser el pilar de tu familia, pero –como decimos en México– nadie tiene la vida comprada.

Un seguro educativo brinda certeza en el futuro de tus hijos si llegas a fallecer inesperadamente.

  1. Dejas un legado de enseñanza

Cuando contratas un seguro para blindar su educación no solo los estás protegiendo contra la incertidumbre, sobre todo les estarás dejando una lección de vida en torno a la toma de buenas decisiones: que invertir es mejor que lamentar.

Con ello, tus hijos adquirirán un precioso legado de enseñanza que perdurará más que cualquier fondo económico de apoyo. Conocerán y aprenderán el valor de utilizar los medios correctos para proteger a quienes más aman.

Pide una cita o una llamada hoy mismo a un agente de seguros y toda la mejor decisión sobre el futuro de tus hijos: garantizar su educación. Contáctalos aquí: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 

¿Qué es el periodo de gracia y por qué es importante tenerlo en cuenta a principios de año?

Iniciar año significa para muchos de nosotros un periodo de renovación familiar, personal y hasta espiritual. Aprovechamos enero para retomar con más energía, más positivos y optimistas. Pero no debemos olvidar que en muchos casos suele ser el periodo de renovación de nuestras pólizas de seguro.

¿Qué tiene que ver el periodo de gracia con el inicio de año? Para resolver la cuestión, primero debes saber qué es.

El periodo de gracia

El periodo de gracia –también conocido como plazo adicional– es una cortesía que brindan las aseguradoras y un recordatorio amistoso de que tu último pago venció.

Consiste en que tu aseguradora te da un lapso de ciertos días para realizar tu siguiente pago antes de cancelarte el servicio o empezar a cobrarte intereses y otras comisiones y sanciones.

Esto aplica no solo en pólizas cuyo pago es anualizado, también aquellas que se pagan mensual o trimestralmente.

El número de días extra lo estipula cada aseguradora y puede variar. Y aunque no todos los seguros cuentan con periodo de gracia, es más frecuente encontrar esta flexibilidad de pago en seguros para automóviles.

Cabe decir que durante el periodo de gracia sigues cubierto con las garantías y disfrutando beneficios que normalmente te ofrece tu seguro aunque, en sentido estricto, no has hecho tu pago.

También es cierto que lo otorgan las aseguradoras como una manera de compensar cualquier retraso en el servicio o en los trámites administrativos que son completamente imputables a la aseguradora.

El periodo de gracia de pagos domiciliados

Otra manera de disfrutar de un periodo de gracia o plazo extendido en tu pago es cuando tienes domiciliado el pago de tu seguro con cargo a tu tarjeta de crédito o débito y por alguna razón tu pago no pasa.

Normalmente las aseguradoras son entidades financieras muy flexibles y no cancelan inmediatamente tu contrato cuando tu pago domiciliado no pasa. En estos casos, te brindan una modalidad especial de periodo de gracia que consiste en seguir haciendo intentos de cobro.

Incluso en ocasiones, si después de varios reintentos no logran hacer el cobro domiciliado, se ponen en contacto contigo para informarte del problema con tu forma de pago.

Y durante todo este tiempo suelen no cobrarte cargos ni compensaciones. Una cortesía muy útil en estos casos en los que no tienes la culpa directamente.

¿Por qué es importante a principios de año?

El periodo de gracia se vuelve especialmente relevante a finales de un año y principios de otro porque en muchas ocasiones, como ya lo mencionamos, el pago de las primas es anualizado. Esto ocurre con mayor frecuencia en seguros de auto, pero no es exclusivo.

Algunas personas tienen contratados seguros que se renuevan cada año (o cuando vencen), pero no siempre es así. El periodo de gracia funciona como “colchón” para amortiguar unos días el pago en caso de que no sepas o no recuerdes si tu seguro se renueva o no.

Es importante que verifiques con tu aseguradora si tu seguro se renueva automáticamente o tienes que hacerlo manualmente.

Sobre todo, es crucial que sepas si no tienes renovación automática antes de que venza tu periodo de gracia para que logres realizar tu pago a tiempo y puedas disfrutar de las garantías, servicios y beneficios que te brinda tu seguro.

Si bien el periodo de gracia es un pequeño respiro económico –sobre todo en el mes de enero–, lo ideal es llevar finanzas personales y familiares sanas y ordenadas que te permitan realizar tus pagos a tiempo.

No olvides ponerte en contacto con tu aseguradora para preguntar si gozas de periodo de gracia y de cuántos días consiste, así como verificar si tu póliza se renueva automáticamente. Consulta nuestro directorio para obtener su información de contacto: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 

El periodo de gracia es un plazo adicional para pagar tu póliza

¿En qué se diferencian el seguro de gastos médicos mayores y el seguro de accidentes personales?

Cuidar la salud es fundamental para tener bienestar en la vida. Y una manera muy efectiva para procurarnos esa buena vida es a través de los seguros, porque evitan que los eventos que ponen en riesgo nuestra integridad física y nuestra salud representen un golpe a nuestras finanzas y no podamos pagarlos o simplemente nos dejen con un hueco en nuestra economía por años (y deudas).

Pero en el universo de los seguros destinados específicamente a la protección física de los asegurados, destacan dos que, aunque podrían perecerse, no son el mismo. Quédate en las siguientes líneas, porque te explicaremos en qué se diferencian el seguro de gastos médicos mayores y el seguro de accidentes personales.

Gastos médicos vs. accidentes

Con un seguro de accidentes personales quedas protegido del impacto económico que un accidente puede provocar en tus finanzas personales y familiares. ¿Cómo? Cubriendo los gastos derivados de la atención de ese accidente.

Un seguro de gastos médicos mayores, en cambio, es más amplio. Cubre los gastos generados por una enfermedad o padecimiento, que pueden ser, dependiendo de la póliza contratada: hospitales, honorarios médicos, medicamentos, traslados de ambulancia, etc.

“Uno de los usos más comunes de este tipo de seguro es la cobertura de hospitales, cirugías, terapias intensivas y algunas pólizas incluyen consultas a domicilio, pero lo más importante es que estarás completamente preparado para cualquier imprevisto.” Lee más sobre las coberturas que te ofrecen los seguros de gastos médicos mayores:

La buena noticia es que muchos seguros de gastos médicos mayores incluyen accidentes dentro de su cobertura. Es decir, lo que te están ofreciendo algunas aseguradoras es un plan mixto o integral de cobertura de salud.

¿Por qué te conviene conocer las diferencias entre ambos seguros?

Sin embargo, aunque resulta muy atractivo un producto de aseguramiento con estas características, quizá no es lo que a ti te conviene. Es aquí donde entra la relevancia de por qué te conviene conocer las diferencias entre el seguro de gastos médicos mayores y el seguro de accidentes personales.

Como sucede con cualquier otro tipo de seguro, siempre te vamos a recomendar que te informes bien sobre las características del seguro por el cual estás interesado y el alcance de su cobertura. Si bien un seguro mixto que incluye gastos médicos mayores y accidentes puede resultar atractivo, quizá ya cuando indagas en la cobertura te das cuenta que a lo mejor no es el plan a tu medida

¿Su cobertura de accidentes es lo ideal para ti? ¿Te va a proteger ante un número limitado de enfermedades? Quizá al final vale más la pena contratarlos por separado, y así estar seguro de que contarás con la protección que tú necesitas.

Evalúalo bien antes de contratar. Compara entre diferentes opciones. Y, sobre todo, déjate asesorar por un agente de seguros que resuelva tus dudas y ponga más claro tu panorama. Contáctalos aquí: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 

Conoce cuáles son las coberturas del seguro de auto

No cabe duda que la protección de un seguro de auto es una gran aliada que te ayuda a cuidar mejor tu patrimonio. Pero ¿sabías que este seguro te puede proteger de diferentes maneras y en diferentes circunstancias? Conoce cuáles son las coberturas del seguro de auto y cómo te amparan.

Las coberturas del seguro de auto: niveles de protección

Razones para contratar un seguro de auto hay más de una. De hecho, puedes consultarlas en nuestra entrada:

En esta ocasión no queremos hablarte del por qué contratar un seguro de auto, sino de cuál. Y para eso necesitas conocer las coberturas que, en términos generales, encuentras disponibles entre las aseguradoras mexicanas.

Tu mejor opción de cobertura siempre será la que te brinde la protección que necesitas y que se encuentre al alcance de tu bolsillo.

Por fortuna, tienes para elegir 3 niveles de protección, es decir, 3 coberturas. Y, como en los videojuegos, si subes de nivel suben los beneficios también.

Básica o de responsabilidad civil

También conocido como “seguro de daños a terceros”, este tipo de seguro está diseñado para cubrir, como su nombre lo indica, la responsabilidad civil cuando sufres un percance a bordo de tu automóvil y surgen afectaciones a terceros.

Esto quiere decir que cubre los daños potenciales a terceras personas, daños en sus bienes, lesiones corporales e incluso fallecimiento. En este último caso, repara el daño a los deudos según lo que determine la ley.

Opcionalmente, según tu póliza, podría ofrecerte de manera adicional protección legal, cubrir los gastos médicos de quienes iban a bordo contigo al momento del percance, asistencia vial y asistencia de viajes.

Limitada

En esta cobertura el nivel de protección sube de manera importante, ya que esta cobertura te va a proteger, además de responsabilidad civil, el pago por el robo de tu vehículo.

Igualmente, la aseguradora podría o no ofrecerte, a manera de extensión de la cobertura, protección legal, cubrir los gastos médicos de quienes iban a bordo contigo al momento del percance, asistencia vial y asistencia de viajes; sin embargo, no siempre es el caso.

Amplia

Aquí estamos hablando del rey de las coberturas de seguro de auto y es el seguro al que deberías estar apostando, ya que se trata de la protección máxima de tu vehículo.

¿Qué incluye el seguro de cobertura amplia? Además de responsabilidad civil y robo, a esta cobertura se le suma el pago de los gastos por daños materiales que tu auto pudiera sufrir a causa de un incidente.

Además, este sí incluye protección legal, la cobertura de los gastos médicos de quienes iban a bordo contigo al momento del percance, así como asistencia vial y asistencia de viajes.

En algunos casos la aseguradora podría ofrecerte el beneficio de un auto sustituto en caso de siniestro, para que así tú no quedes sin auto durante el tiempo en que recuperas el tuyo.

Tabla comparativa de coberturas del seguro de auto

Tabla comparativa de coberturas del seguro de auto

¿Cuál de estas coberturas es la ideal para ti? No olvides que antes de contratar, es una estupenda idea comparar los diferentes seguros para tomar la mejor decisión. Contacta con un agente de seguros, o los que necesites, en el siguiente enlace: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 Con tu seguro de auto, seguro sí eliges la mejor protección para tu patrimonio.

 

5 razones para contratar un seguro de auto

Como probablemente ya sabes, el seguro básico de auto es indispensable en algunas regiones de México; sin él, no puedes circular en vialidades federales o en ciudades enteras. Por esta razón, mucha gente ve el seguro de auto como “un gasto” sin detenerse a pensar en existen verdaderas buenas razones para contratar un seguro de auto.

En las siguientes líneas te vamos a revelar por qué contratar un seguro de auto va más allá de una ley y tiene que ver con ventajas y protecciones.

Razón #5: porque es requisito

Es cierto que el seguro de auto con cobertura básica de responsabilidad civil es obligatorio en diversas entidades de la República Mexicana y en caminos y puentes federales. Este debería ser el primer incentivo para que tomemos en serio la protección de un seguro de auto.

¿Por qué?

Porque nos hace conscientes de que al conducir no solo estás tú y tus acompañantes expuestos como tripulantes de tu auto, también otras personas a las que podríamos perjudicar en su patrimonio, su salud y hasta su vida.

Por eso, la obligatoriedad del seguro no es en vano. Garantiza que quienes poseen un auto se hagan responsables y eso, como conductores, nos vuelve más responsables al volante.

Razón #4: porque protege a personas, no a los fierros

¿Sabías que un seguro de auto no solo protege tu vehículo frente a robo o daños, sino también protege la vida del conductor, así como los pasajeros?

Los seguros están pensados para las personas.  El propósito del seguro de auto es que un evento adverso relacionado con tu auto, como un accidente o robo, no te ponga en una situación económicamente difícil.

Sucede que muchas veces después del percance viene el golpe económico, entonces el seguro se encarga de absorber los gastos, así como la fascia de tu auto es capaz de absorber los impactos.

En ese sentido, el enfoque humano de los seguros ha permitido que puedan ofrecerte beneficios enfocados en tus necesidades, como:

  • Asistencia vial. Para cuando necesites ayude técnica, incluso el apoyo de una grúa, en un momento en que tu coche no arranca.
  • Asistencia médica. Ideal para protegerte a ti y los tuyos después de un percance.
  • Asesoría legal y defensa jurídica. Especialmente útil cuando un percance te pone en una situación difícil con la ley.

Razón #3: porque es un complemento a los sistemas de seguridad

Piensa que ningún sistema de vigilancia es infalible –como la alarma del auto– y no te garantiza que tu auto no sea robado, dañado o desmantelado. Del mismo modo, los sistemas de protección del conductor y los pasajeros no te garantizan que no puedas tener un percance en las calles. Muchas veces, no eres tú quien lo provoca, pero igual tu integridad física y la de quienes viajan contigo están en riesgo.

Bajo esta lupa, tu seguro de auto te apoyará cuando los sistemas de seguridad no sean suficientes para contener el riesgo y estará ahí para ayudarte a pagar los gastos derivados de un evento.

Razón #2: porque mantiene tu patrimonio protegido

Pero no basta estar solo protegido y ya, lo ideal es estar protegido al máximo. Para ello, contratar la póliza de seguro más completa es lo más acertado. ¿No crees que vale la pena estar cubierto por si cualquier cosa le pasa a tu auto?

Después de todo, es uno de tus bienes patrimoniales más caros; cuesta muchísimo esfuerzo, años de trabajo adquirirlo, por no mencionar la cantidad de dinero. Con un seguro tienes la garantía de recuperar parcial o totalmente tu vehículo, así como recuperar los gastos derivados de daños provocados hasta por fenómenos naturales.

Lee más sobre las coberturas del seguro de auto en:

Riesgo: razón #1 para contratar un seguro de auto

La primera razón es porque nadie está 100% a salvo del riesgo. Ni siquiera tener el auto del año con el mejor equipamiento de seguridad o poseer un auto que no figura en las listas de los más robados elimina el riesgo.

Sobreestimar la suerte personal y subestimar la capacidad del riesgo de poner en jaque nuestras finanzas personales es la razón por la que se crearon los seguros. Para evitar así que nosotros nos preocupemos y contratar a alguien –en este caso, una aseguradora– que se ocupe por nosotros en caso de que algo pase.

Así que, si ya posees un auto o estás considerando comprar uno, no olvides que el seguro es más que una obligación legal: es la manera más efectiva de proteger esa inversión familiar que tanto te costó llevar a casa.

Acércate a un agente de seguros y pregunta por las coberturas. Estamos convencidos de que con tu seguro, seguro sí proteges mucho más que tu auto.

¿Quieres saber más sobre el seguro de auto? Lee nuestro artículo:

 

Protege tu auto como proteges a tu familia. Te damos 5 razones para contratar un seguro de auto

Tipos de seguros de vida

Contratar un seguro de vida es la mejor opción que puedes tomar para brindarle protección a tu familia. Por suerte, existen varios tipos de seguros de vida que te permiten encontrar el ideal que se adapte a tus circunstancias, así como a las de miles de mexicanos.

Continúa leyendo y descubre el tipo de seguro de vida perfecto que necesitas.

¿El seguro de vida protege la vida?

En términos generales, el seguro de vida funciona así: la aseguradora se compromete a pagar a tus beneficiarios una suma asegurada, es decir, un monto en caso de invalidez o fallecimiento. También pueden cubrir supervivencia, es decir, que te da a ti la suma si continúas con vida después del plazo en que vence el seguro.

El seguro de vida cubre riesgos que puedan afectar la integridad o la salud de quien lo contrata y las consecuencias económicas que esto representa para aquellos que lo rodean. Es un mecanismo para no dejar desamparados a sus seres queridos.

Pero a pesar de que este espíritu de protección colectivo hermana a todos los seguros de vida, no todos son iguales y sus diferencias obedecen a necesidades de protección más específicas que actualmente los mexicanos demandan.

Tipos de seguros de vida para casos de fallecimiento

Son seguros que no tienen otro objetivo que cubrir el riesgo de fallecimiento del asegurado o, en su defecto, su supervivencia cuando el plazo del seguro ha expirado. En cualquiera de los casos se entrega una suma asegurada. Se dividen en temporal y vitalicio u ordinario.

Temporal. Establece un plazo de vigencia y la aseguradora paga la suma asegurada cuando el asegurado fallece dentro del plazo de vigencia, que puede ser de 1, 5 o 10 años. Tú eliges el plazo de entre las opciones que te ofrece la aseguradora.

También entre los seguros de vida temporales existen aquellos destinados no a pagar una suma de dinero a tu familia o a personas más cercanas cuando falleces, sino para garantizar el pago de obligaciones contraídas con terceros, como el pago de una hipoteca, o como garantía de cancelación de deudas. En ese sentido, protegen indirectamente a tu familia librándolos de adquirir deudas sin saldar que pudieras dejar.

Cabe destacar que el seguro de vida temporal no cubre supervivencia, es decir, el asegurado no recibirá el pago de una suma asegurada al cumplirse el plazo. Simplemente busca cubrir el posible riesgo de fallecimiento durante el tiempo que dure el plazo.

En este artículo te detallamos ampliamente el seguro de vida temporal. Lee:

Vida entera, vitalicio u ordinario. Su vigencia dura lo que dure la vida del asegurado, sin importar a qué edad fallezca. Es decir, te va a proteger durante toda tu vida y tus beneficiarios cuentan con una suma asegurada garantizada.

Toma en cuenta que este tipo de seguro de vida puede ofrecerte el pago de prima en dos modalidades: prima vitalicia (pago de prima durante toda la vida del asegurado) y prima temporal (pago de prima solo durante un plazo estipulado o hasta que fallezca el asegurado, lo que ocurra primero).

Tipos de seguros de vida con componente de ahorro (mixtos)

Existen seguros de vida que incorporan planes de ahorro o inversión con diferentes propósitos y a diferentes plazos.

Este tipo de seguro de vida no solo busca proteger a tus beneficiarios cubriendo el riesgo por fallecimiento, también busca cubrir la necesidad de contar con un ingreso, producto de tu ahorro o inversión, que te permita, por ejemplo, continuar teniendo un estilo de vida digno en tu jubilación. Algunos de estos seguros garantizan una renta vitalicia, un ingreso regular por el resto de tu vida.

Dotal. Es un tipo de seguro mixto de vida y ahorro que protege igual por fallecimiento o supervivencia, tiene un plazo definido y normalmente se trata de seguros cuyas sumas aseguradas van destinadas a ofrecer una “dote” o “herencia en vida” a tus beneficiarios al término del plazo. Es decir, el monto asegurado puede destinarse a cumplir propósitos específicos, como garantizar el financiamiento de la educación de tus hijos.

Lee este artículo donde te explicamos ampliamente el seguro dotal:

Seguro de vida familiar.

Este tipo de seguro de vida permite en su póliza la inclusión de asegurados extra, cuando menos dos miembros de la familia del asegurado. Puedes encontrarlo en cualquiera de las modalidades que acabamos de mencionarte.

Nada es seguro, tu seguro sí

Qué mejor oportunidad que el mes en que celebramos a nuestros queridos difuntos para invitarte a honrar su memoria de la mejor manera: protegiendo a los que más amas y que siguen aquí contigo disfrutando la vida.

Es cierto que la vida no la tenemos comprada, pero, a pesar de ello, podemos dejar un hermoso legado a nuestros seres queridos, libre de preocupaciones. Y el seguro de vida es un excelente mecanismo de protección financiera no solo si buscas proteger a tu familia cuando ya no estés con ellos, también en vida e incluso cuando no ya no existen las condiciones para seguir siendo el sostén económico.

Infórmate bien de todos los detalles de la póliza que te ofrecen antes de contratar y no olvides consultar con tu agente de seguros todas tus dudas. Con tu seguro de vida, seguro sí hay esperanza y tranquilidad para tu familia.

 

Tips para contratar tu seguro de casa habitación

Contar con la protección de un seguro de casa habitación no solo resulta muy beneficioso como instrumento de prevención, también resulta muy útil por toda la variedad de coberturas que puedes disfrutar.

Pero a veces necesitas una pequeña ayuda para elegirlo. Con estos tips para contratar tu seguro de casa habitación te pondremos más cerca de encontrar la protección ideal para tu patrimonio.

El seguro es un contrato

La primera cosa que debes tener en cuenta antes de adquirir un seguro es que se trata de un contrato legalmente establecido en el que tanto a la aseguradora como al asegurado se comprometen al cumplimiento de ciertas acciones y condiciones.

Esto es importante mencionarlo porque debes tener claro que estarás firmando un contrato; ello debería motivarte a conocer y entender bien todos los detalles del documento por el servicio de protección que estás adquiriendo.

Así como no le firmarías un cheque en blanco a un desconocido, es recomendable contratar un seguro y conocer cómo te va a amparar en caso de necesidad, así como las obligaciones de pago a las que estarás sujeto.

Lo que nos lleva al siguiente tip para contratar tu seguro de casa habitación: conoce a fondo el seguro que vas a contratar. Pero… ¿exactamente qué debes conocer?

La información es poder

Investigar un poco antes de contratar tu seguro de casa habitación te permitirá familiarizarte con la terminología que vas a encontrar, para así poder comprender mejor el contenido de la póliza y las coberturas.

Otra excelente guía es, sin duda, la de los agentes de seguros, quienes con gusto te brindarán la asesoría personalizada que necesitas, incluso ya con cotizaciones.

Condusef recomienda que pongas atención en los siguientes conceptos de todo contrato de seguro:

  • Precio del seguro (prima)
  • Daños que puede pagarte la aseguradora
  • Lo que no te cubre el seguro
  • Suma asegurada
  • Qué eventos obligan a la aseguradora a hacerse cargo de las consecuencias económicas hasta alcanzar el límite de la suma asegurada
  • Deducible, es decir, porción de los gastos que el asegurado paga de su bolsillo
  • Coberturas adicionales, esto es, qué otros riesgos podrían estar cubiertos

¿Ya estás listo para contratar tu seguro de casa habitación?

Cuando cotices tu próximo seguro de casa habitación lleva preparada la siguiente información:

  • Si es una vivienda rentada o propia
  • El domicilio
  • Tipo de vivienda (casa o departamento)
  • Tipo de construcción y acabados
  • Valor aproximado
  • Número de pisos
  • Si es de uso habitacional regular o es casa de descanso

Si ya hiciste tu investigación, comparaste y sabes exactamente qué seguro de casa habitación necesitas, no te apresures todavía en contratar. Pon atención a estas recomendaciones:

  • Declara el valor real de tu vivienda.
  • Analiza el nivel de riesgo de la zona donde se ubica el domicilio.
  • Escribe un inventario, es decir, una lista de todos los objetos al interior de tu hogar y calcula su valor, aunque no tengas las facturas.
  • Guarda todas las facturas de los objetos que vas a tener dentro de casa, no solo de los más caros o aquellos que te dan beneficios fiscales.
  • Considera respaldar tu inventario con fotografías por si algo llegara a pasar, para facilitarte futuras indemnizaciones.

¡Ahora ya estás listo para visitar a tu agente de seguros y poner tu firma en el contrato! No olvides tomar nota de todos los detalles de la póliza que te ofrece y despejar todas tus dudas en el momento.

Recuerda siempre comparar. Cuentas con muchas opciones de seguro de casa habitación que puedes consultar las 24 horas de los 365 días del año en: https://sitio.amis.com.mx/directorio/

 

¿Cómo te protege la cobertura de responsabilidad civil de un seguro de casa habitación?

Hay diferentes maneras en cómo te protege la cobertura de responsabilidad civil de un seguro de casa habitación, pero uno de sus aspectos más atractivos es que no solo cubre o aplica para ti si eres el titular del seguro (quien lo contrata), también para toda tu familia o quienes habiten contigo en el domicilio.

Continúa leyendo y descubre por qué un seguro de casa habitación es mucho más de lo que creías.

Responsabilidad civil: un imprevisto que vale la pena tener cubierto

La responsabilidad civil es la obligación que tienes de pagar o reparar el daño que tú, tu familia o personas a tu cargo provocan accidentalmente a terceros. Ocurre en el entorno personal, familiar, laboral y profesional.

Los daños pueden ser desde reparaciones pequeñas hasta indemnizaciones muy costosas. En cualquiera de los casos, son un golpe inesperado para tu bolsillo que puede estar cubierto por un seguro para que estos eventos inesperados no pongan en riesgo tu estabilidad financiera.

En este artículo te explicamos ampliamente por qué debe importarte la responsabilidad civil y cómo protegerte mediante los diferentes seguros:

La responsabilidad civil y tu seguro de casa habitación

Para que específicamente tu seguro de casa habitación pueda ampararte por daños a terceros, debes tener contratada la cobertura de responsabilidad civil (la puedes encontrara también como “RC” en tu póliza).

No dudes en ponerte en contacto con tu agente para preguntarle si ya la tienes, y si no, para solicitarle que te amplíe tu póliza con esta protección.

Como lo mencionábamos en un principio, esta cobertura no solo abarca a quien contrata el seguro:

  • Pueden estar incluidos el jefe o la jefa de familia con su cónyuge e hijos.
  • Trabajadores domésticos que estén en actividades propias de su empleo cuando ocurrió el daño accidental.
  • Incluso trabajadores temporales que estén realizando trabajos de mantenimiento en tu hogar.

Aquí te presentamos algunas situaciones comunes y otras que probablemente desconocías en las que la cobertura de responsabilidad civil de tu seguro de casa habitación te ampara:

  • Si algún miembro de la familia practica algún deporte de manera no profesional y por esa actividad provoca algún daño accidental a terceras personas, ya sea dentro o fuera de tu casa.
  • Cuando el daño lo provocas a bordo de un vehículo sin motor (bicicleta, patines, bote, lancha, etc.)
  • También cubre destrozos y daños provocados por tu mascota o animal de compañía dentro y fuera de tu hogar.
  • La protección puede extenderse a tu casa de descanso, no importa si es propia o rentada. Incluso puedes hacerla válida si causas afectaciones en un cuarto de hotel.
  • Y si no eres dueño de la casa o departamento y lo rentas, también te ampara si provocas daños accidentales a la vivienda, incluso graves, como un incendio o explosión.

Pregunta. Compara. Decide

¿Sorprendido con la cobertura de responsabilidad civil del seguro de casa habitación? Mejor contacta a tu agente de seguros y pregunta por las opciones de cobertura de responsabilidad civil que puedes añadir a tu póliza. Amarás estar así de protegido ante tantas contingencias fuera de tu control.

Y recuerda, siempre pregunta todos los detalles de las coberturas antes de contratar, compara entre opciones disponibles y elige la opción de seguro que mejor se adapte a tus necesidades de protección.

Con tu seguro, seguro construyes un hogar más protegido para tranquilidad de tu familia.

 

¿Qué es la responsabilidad civil en los seguros y por qué te conviene protegerte?

De acuerdo con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, la responsabilidad civil es una figura jurídica que establece la obligatoriedad en la reparación o indemnización de daños y perjuicios provocados a terceros.

Pero ¿qué quiere decir esto, a ti en qué te afecta y por qué es importante tenerlo presente en tu vida cotidiana? En las siguientes líneas te mostraremos cómo un concepto aparentemente tan ajeno puede cambiarte la vida.

¿Puedes hacer algo al respecto? Por supuesto. Y aquí te decimos qué.

Por qué debes tomar en serio la responsabilidad civil en general

En nuestro día a día estamos expuestos todo el tiempo a riesgos impredecibles. Piensa en el riesgo de sufrir un accidente camino al trabajo, que una motocicleta impacte contra tu auto en la carretera o el riesgo de perder los ahorros de toda tu vida en una mala inversión.

Pero casi siempre cuando hablamos de exposición al riesgo lo hacemos desde nuestra perspectiva, pensando en eventos que nos afectan directamente a nosotros, en situaciones en las que tú sales afectado. ¿Qué hay de aquellas situaciones en las que otros salen afectados por tu culpa, aún cuando no era tu intención?

La responsabilidad civil tiene que ver con el riesgo de provocar daños involuntarios a terceros, ya sea en su persona, su patrimonio o sus posesiones. Te obliga a responder ante esos daños, sea de manera cívica y consensuada o por la fuerza legal.

¿Cómo te afecta la responsabilidad civil?

Puesto que la responsabilidad civil te obliga a reparar el daño, el primer impacto que tiene sobre tu vida es directamente en tu bolsillo. Normalmente se trata de gastos inesperados, que no tenías contemplados hacer en la quincena o el mes, y te echa a perder tus finanzas.

Si tienes dinero para pagarlo, seguramente te va a desbalancear tus cuentas (quizá tendrás que usar dinero que tenías destinado para pagar otros gastos). Si no tienes para pagarlo en el momento, muy probablemente tendrás que recurrir a tus ahorros (que igual estabas juntando para otro fin) o pedir un préstamo, con los intereses que conlleva.

Pero en algunas ocasiones esos daños son tan costosos que difícilmente cualquier persona tiene esas cantidades disponibles. Por ponerte un ejemplo, piensa en el daño físico, incluso la muerte que podrías provocar a alguien en un accidente automovilístico.

Tu seguro: un as bajo la manga

El seguro entra aquí como tu salvador, porque paga las cuentas de tu responsabilidad civil en caso de que suceda. Al contratarlo, básicamente tú le estás transfiriendo los riesgos a la aseguradora para que tú no te preocupes por nada.

Así, en lugar de que tú desembolses para pagar los daños provocados a una persona, el seguro los cubre. Tú solo tendrás que asegurarte de pagar el deducible y mantenerte al día con el pago mensual, trimestral o anual de tu prima.

Varios tipos de responsabilidad civil en los seguros

¿Sabes cuántas situaciones de responsabilidad civil existen en la vida? Todas las situaciones que te puedas imaginar en las que tú o tus familiares provoquen daños a terceros. Y ni siquiera tiene que ser daños a personas: también incluye a tiendas, propiedades ajenas y hasta mascotas.

Por eso varios seguros te ofrecen diferentes formas de protección para ti o tus familiares en caso de incurrir a daños a terceros. Estos son los tipos más comunes de responsabilidad civil cubiertos por los seguros:

Profesional: te cubre por daños a terceros producto de tu actividad laboral.

Familiar: se ofrece con frecuencia dentro de la cobertura de los seguros de casa habitación y protege a los miembros de tu familia por daños que puedan causar fuera del hogar.

Viajes: un seguro temporal ideal para realizar viajes de trabajo o familiares sin preocupaciones.

Mascotas: también se ofrece en los seguros de casa habitación o de manera independiente y te protege ante los daños provocados por tu mascota.

Vehículos: es el seguro básico que en algunas regiones es obligatorio para conducir y protege al asegurado si provoca daños, lesiones o el fallecimiento de terceras personas.

Reconocer que el riesgo de provocar daños a terceros es tan real como cualquier otro y asumir la responsabilidad de nuestras acciones nos pone un paso adelante en la construcción de una sociedad más respetuosa, justa y armoniosa. Pero no significa que tengas que enfrentarlo solo.

Así que no lo pienses más y contrata un seguro de responsabilidad civil. No vivas presa del riesgo y continúa tu vida sin padecer una catástrofe en tus finanzas. Acércate a un agente de seguros para recibir toda la asesoría que necesitas.

 

Protégete si provocas accidentes a terceros