Author Archive

¿Qué es la responsabilidad civil y por qué te conviene protegerte?

De acuerdo con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, la responsabilidad civil es una figura jurídica que establece la obligatoriedad en la reparación o indemnización de daños y perjuicios provocados a terceros.

Pero ¿qué quiere decir esto, a ti en qué te afecta y por qué es importante tenerlo presente en tu vida cotidiana? En las siguientes líneas te mostraremos cómo un concepto aparentemente tan ajeno puede cambiarte la vida.

¿Puedes hacer algo al respecto? Por supuesto. Y aquí te decimos qué.

Por qué debes tomar en serio la responsabilidad civil

En nuestro día a día estamos expuestos todo el tiempo a riesgos impredecibles. Piensa en el riesgo de sufrir un accidente camino al trabajo, que una motocicleta impacte contra tu auto en la carretera o el riesgo de perder los ahorros de toda tu vida en una mala inversión.

Pero casi siempre cuando hablamos de exposición al riesgo lo hacemos desde nuestra perspectiva, pensando en eventos que nos afectan directamente a nosotros, en situaciones en las que tú sales afectado. ¿Qué hay de aquellas situaciones en las que otros salen afectados por tu culpa, aún cuando no era tu intención?

La responsabilidad civil tiene que ver con el riesgo de provocar daños involuntarios a terceros, ya sea en su persona, su patrimonio o sus posesiones. Te obliga a responder ante esos daños, sea de manera cívica y consensuada o por la fuerza legal.

¿Cómo te afecta la responsabilidad civil?

Puesto que la responsabilidad civil te obliga a reparar el daño, el primer impacto que tiene sobre tu vida es directamente en tu bolsillo. Normalmente se trata de gastos inesperados, que no tenías contemplados hacer en la quincena o el mes, y te echa a perder tus finanzas.

Si tienes dinero para pagarlo, seguramente te va a desbalancear tus cuentas (quizá tendrás que usar dinero que tenías destinado para pagar otros gastos). Si no tienes para pagarlo en el momento, muy probablemente tendrás que recurrir a tus ahorros (que igual estabas juntando para otro fin) o pedir un préstamo, con los intereses que conlleva.

Pero en algunas ocasiones esos daños son tan costosos que difícilmente cualquier persona tiene esas cantidades disponibles. Por ponerte un ejemplo, piensa en el daño físico, incluso la muerte que podrías provocar a alguien en un accidente automovilístico.

Tu seguro: un as bajo la manga

El seguro entra aquí como tu salvador, porque paga las cuentas de tu responsabilidad civil en caso de que suceda. Al contratarlo, básicamente tú le estás transfiriendo los riesgos a la aseguradora para que tú no te preocupes por nada.

Así, en lugar de que tú desembolses para pagar los daños provocados a una persona, el seguro los cubre. Tú solo tendrás que asegurarte de pagar el deducible y mantenerte al día con el pago mensual, trimestral o anual de tu prima.

Varios tipos de responsabilidad civil

¿Sabes cuántas situaciones de responsabilidad civil existen en la vida? Todas las situaciones que te puedas imaginar en las que tú o tus familiares provoquen daños a terceros. Y ni siquiera tiene que ser daños a personas: también incluye a tiendas, propiedades ajenas y hasta mascotas.

Por eso varios seguros te ofrecen diferentes formas de protección para ti o tus familiares en caso de incurrir a daños a terceros. Estos son los tipos más comunes de responsabilidad civil cubiertos por los seguros:

Profesional: te cubre por daños a terceros producto de tu actividad laboral.

Familiar: se ofrece con frecuencia dentro de la cobertura de los seguros de casa habitación y protege a los miembros de tu familia por daños que puedan causar fuera del hogar.

Viajes: un seguro temporal ideal para realizar viajes de trabajo o familiares sin preocupaciones.

Mascotas: también se ofrece en los seguros de casa habitación o de manera independiente y te protege ante los daños provocados por tu mascota.

Vehículos: es el seguro básico que en algunas regiones es obligatorio para conducir y protege al asegurado si provoca daños, lesiones o el fallecimiento de terceras personas.

Reconocer que el riesgo de provocar daños a terceros es tan real como cualquier otro y asumir la responsabilidad de nuestras acciones nos pone un paso adelante en la construcción de una sociedad más respetuosa, justa y armoniosa. Pero no significa que tengas que enfrentarlo solo.

Así que no lo pienses más y contrata un seguro de responsabilidad civil. No vivas presa del riesgo y continúa tu vida sin padecer una catástrofe en tus finanzas. Acércate a un agente de seguros para recibir toda la asesoría que necesitas.

 

Protégete si provocas accidentes a terceros

Cómo proteger tu auto en temporada de lluvias

Cuando hablamos de fuertes lluvias y los siniestros que pueden llegar a provocar, a menudo pensamos solo en las afectaciones a los inmuebles y la infraestructura pública. Pero los automóviles también son una parte de nuestro patrimonio que puede ser severamente dañado por este y otros fenómenos hidrometeorológicos. Aquí te decimos cómo proteger tu auto ante las lluvias con el amparo de un seguro.

Al momento de protegerte, un seguro de automóvil con cobertura de daños a terceros no es suficiente, ya que los riesgos meteorológicos no están incluidos. ¿Sabes cuál es el que debes contratar? Averígualo en las siguientes líneas.

El peligro alrededor

Huracanes, inundaciones, granizo y hasta socavones son los principales riesgos hidrometeorológicos que ponen en peligro la integridad de tu automóvil.

Los encharcamientos, anegaciones y desbordamientos de agua pueden arrastrar tu vehículo e impactarlo con otros coches y estructuras, sin olvidar que cuando el agua ingresa en el sistema eléctrico y mecánico del vehículo los daños son irreversibles. El contacto del agua con el motor puede ser catastrófico para tu coche.

Y a eso súmale riesgos por daño indirecto, como la caída de árboles y otras estructuras que pueden colapsar como consecuencia del peso del granizo y el agua, así como por los fuertes vientos.

Muchas veces estos daños son irreparables, por lo que pueden representar la pérdida total de tu auto. Y aún cuando se pueden reparar implican grandes gastos.

La lluvia: enemiga al volante

Pero además de los riesgos antes mencionados, el principal peligro de las fuertes lluvias y precipitaciones de granizo son los accidentes al volante, los cuales incrementan en épocas de lluvia intensa un 10% y hasta en 35% en carreteras y ciudades.

Los accidentes viales aumentan con las lluvias por muchas razones. Una de ellas es la disminución de la visibilidad por parte de los conductores en calles y carreteras, pero el mayor riesgo al volante durante una lluvia es la pérdida de adherencia de las llantas en pavimento mojado.

Según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), un auto a 60 Km/h puede perder adherencia en sus neumáticos hasta en 20% durante una lluvia, mientras que en asfalto mojado con 1.5 mm de elevación de agua puede perder hasta el 50% de adherencia. A 100 Km/h la adherencia se pierde casi completamente, llegando a 90%, lo cual significa prácticamente perder el control del auto.

Por supuesto, en estos casos la recomendación es abstenerte de manejar tu coche, y si ya estás manejando y te sorprende una fuerte lluvia, detener tu marcha y orillarte en un punto seguro si te es posible.

Con frecuencia, en estos casos los daños son más que materiales y desafortunadamente se pone en riesgo la integridad física y la vida de personas.

Proteger tu auto con un seguro

Si como conductor un accidente vial es un golpe para tu bolsillo, piensa lo frustrante que debe de ser que tu auto –ese patrimonio que tanto esfuerzo, tiempo y trabajo te costó– termine arruinado por la lluvia, por el solo hecho de que estuvo estacionado fuera de tu domicilio y lo impensable sucedió.

En México el seguro de automóvil es obligatorio solo para la cobertura de daños a terceros y si transitas por caminos y puentes federales (aunque en algunos estados es obligatorio dondequiera que transiten).

Pero, como acabamos de ver, hay riesgos hidrometeorológicos que son inevitables. Y ante la fuerza de la naturaleza, lo mejor es prevenirse con un seguro que sí cubra esos daños. Por eso, anticípate con un seguro de cobertura amplia que te ampare ante daños provocados a bienes y personas y cubra los gastos médicos de los ocupantes, así como robo total y daños materiales del auto.

¿Y tú qué seguro de auto tienes? ¿Con ese te sientes que puedes proteger tu auto ante lo impensable? Si ya cuentas con un seguro de cobertura de daños a terceros o limitada, contacta a tu agente y pregúntale cómo puedes incrementar la cobertura para recibir los beneficios de la amplia.

Si aún no tienes, ¡no esperes un día más para protegerlo! El peligro no avisa.

 

Interior de auto dañado por una inundación

¿Qué pasa con mi seguro si vendo mi auto?

Por fin vas a vender tu auto, pero la fecha de venta no coincide con la fecha de corte de la prima anual de tu seguro. ¿Qué va a pasar con tu seguro?

Dependerá en buena medida de qué decidas hacer después de la venta. Probablemente quieres vender tu viejo auto porque deseas comprar otro. O quizá tus planes ya no incluyen otro auto en tu vida, pero igual no te gustaría que ese dinero que ya pagaste por la prima se pierda y ya.

En cualquiera de esos escenarios, tienes opciones para tomar una decisión y aquí te las compartimos.

Conservar el seguro después de vender tu auto

¿Puedes conservar el seguro del auto vendido para proteger otro auto que vas a comprar? Sí puedes, siempre y cuando lo permita tu aseguradora. Pero no será bajo los mismos términos. Tu viejo seguro tendrá que ser ajustado para adaptarlo a la protección ideal para tu nuevo auto. Lo que ya pagaste de la prima pasa a cuenta del nuevo auto.

No necesitas adquirir el nuevo auto inmediatamente después de que vendiste el viejo como para evitar que se “consuma” la prima de tu seguro. En ocasiones, las aseguradoras te ofrecen mantener “suspendida” la póliza por un periodo máximo de un año. Una vez que ya lo compraste, ya puedes “reactivarla”.

Sin embargo, considera que no todas las aseguradoras te ofrecen este beneficio, así que te recomendamos comunicarte con ellos antes de vender y comprar. Toma en cuenta también que este tipo de trámites a veces requieren ser por escrito, por lo que es de suma importancia que preguntes a tu aseguradora por el formato de esta solicitud.

Tu comprador se lleva tu seguro

Transferir tu seguro a la persona que te compra el auto también es posible. Nuevamente tendrás que comunicarlo a tu aseguradora, y su resolución estará sujeta a la evaluación de riesgo que haga del nuevo dueño. Considera que su respuesta podría ser no.

Pero si la resolución es positiva, será indispensable que hagas los trámites y que no dejes pasar ni un solo día. Por la sencilla razón de que, si el nuevo dueño tiene un percance con el auto que le vendiste y la póliza sigue a tu nombre, tú serás el responsable, por lo que el deducible lo tendrás que pagar tú.

¿Puedes solicitar un reembolso parcial?

Obtener un reembolso por el tiempo que ya no vas a usar tu seguro no siempre es posible. Tienes que verificar en las condiciones del seguro si tienes derecho a solicitar una devolución por póliza no utilizada. Si tienes dudas sobre este punto, te recomendamos que te pongas en contacto con tu agente para que te asesore.

En caso de que no puedas solicitar la devolución correspondiente de la prima, intenta colocarlo como traspaso con tu comprador integrando su monto dentro del precio del auto. O bien, puedes sacarle otro tipo de provecho ofreciéndolo como un beneficio gratis que pudiera resultar atractivo y que quizá te ayude a vender el auto más rápido.

La comunicación con tu aseguradora es primordial

Sea cual sea tu decisión, contactar a tu aseguradora y decirles qué acciones te gustaría tomar para tu seguro de auto es algo que no debes dejar pasar antes de que lo vendas.

Pregunta qué sí puedes y qué no puedes hacer. Comunícales fecha de venta del viejo auto y fecha de adquisición del nuevo vehículo, de ser el caso. Solicita que te expliquen a detalle trámites y requisitos. Acércate a tu agente de seguros para que te oriente.

Recuerda que con tu seguro, seguro sí sales ganando.

 

Chica preguntándose qué pasará con su seguro si vende su auto

¿Qué impactos tendrá la reforma a la Ley de Movilidad de la CDMX?

El pasado 7 de julio el Congreso de la CDMX reformó la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial de la Ciudad de México con el objetivo de reforzar la prevención de accidentes, reducir el número de víctimas y ampliar así la protección de todos los que transitamos por la vía pública. Pero ¿por qué cambiar la ley y en qué consisten esos ajustes? Y lo que quizá te estás preguntando con mayor interés: ¿cómo te van a impactar esos cambios?

Los accidentes viales: un problema de salud pública con altos costos

Datos del 2018 proporcionados por el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA) revelan que cerca de 16 mil personas perdieron la vida a consecuencia de un accidente vial, de los cuales, el 68% de estas víctimas fueron usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motociclistas).

En México, los choques y atropellamientos están dentro de las primeras 10 causas de muerte. Según el Instituto de Salud Pública, nuestro país ocupa el séptimo lugar a nivel mundial y el tercero en Latinoamérica en muertes por accidentes viales.

Por estas razones, los accidentes viales se consideran un problema de salud pública en México, uno que le cuesta dinero al país. Según cifras de CONAPRA, se estima que los accidentes viales pueden costar el 2.63% del PIB nacional (27.5 mil millones de dólares). El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por su parte, indica que las lesiones viales pueden costar entre 1.8% y 3.5% del PIB.

Los accidentes viales empobrecen familias enteras, sobre todo si la víctima fue la persona que era el sustento familiar. Por ello, el alto costo de los accidentes viales no solo se considera por los gastos que representan para el país, sino por la disminución de la calidad de vida de las víctimas y quienes los rodean, y sobre todo por la pérdida de vidas humanas.

Nuevas sanciones y disposiciones

Las nuevas disposiciones establecen que quienes conduzcan bajo los efectos de alguna bebida embriagante o sustancia tóxica –no importa si auto particular o transporte público– recibirán una sanción legal más severa. Como ahora la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi) dará mayor seguimiento a los incidentes de tránsito, esta dependencia ahora podrá cancelar la licencia o permiso de manejo a estos conductores infractores y será retenida por la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Por otro lado, se aprobaron reformas al Código Penal de la CDMX que incrementan las penas de cárcel a quienes sean culpables de homicidio o lesiones por haber invadido el carril de los ciclistas, conducido en estado de ebriedad o bajo el influjo de sustancias tóxicas y haber manejado distraído por el celular u otros dispositivos. En lugar de ser 4 a 10 años de cárcel, ahora podrían ser de 5 a 13.

Asimismo, la reforma estableció nuevas sanciones para conductores que no respeten restricciones cuando se active una emergencia sanitaria. Sanciones que pueden ir de 40 a 60 UMAS, es decir, entre $3,584 y $5,377.20.

Finalmente, la reforma a la Ley de Movilidad establece que los prestadores de servicio de transporte público y mercantil deberán contratar obligatoriamente un seguro de responsabilidad civil, es decir, una póliza de seguro que cubra daños, lesiones y muerte provocados a terceros, por un mínimo de 50 mil UMAS (unos 4 millones 481 mil pesos). Se le retirará el permiso de prestación del servicio si no contrata una póliza con esas características, si alguno de sus conductores provoca 3 accidentes viales o si provoca una muerte.

Con las modificaciones a la Ley de Movilidad se busca aplicar mayor castigo a los infractores con el objetivo de reducir los percances viales y proteger a los usuarios vulnerables. Por eso, lejos de verla como nuevas disposiciones que afectan a los conductores, se trata de medidas más fuertes que buscan erradicar esas conductas peligrosas frente al volante y volvernos más responsables.

En AMIS estamos a favor de la prevención y la protección y apoyamos la existencia de una Ley General de Movilidad y Seguridad Vial que impulse la existencia de un sistema seguro que busque erradicar las muertes en percances viales.

 

Embotellamiento de automóviles en calles de la Ciudad de México

¿Qué cubre el seguro de bicicleta?

Contar con un seguro hoy en día no es un lujo, es una necesidad. Y la muestra más clara la tenemos en que incluso en las cosas aparentemente más pequeñas y cotidianas –como usar la bicicleta– hay un seguro dispuesto a respaldarnos. Si creías que el seguro de bicicleta solo cubre lo que le pueda pasar, te va a sorprender cómo se ha ampliado este producto de protección para atender todas las necesidades.

¿Por qué existe este seguro?

La bicicleta se ha vuelto muy popular en los últimos años y cada vez más gente la usa no solo en actividades recreativas, también como una alternativa de transporte gracias a su conveniencia, agilidad y, en muchos casos, porque no implica los gastos de mantenimiento de un vehículo motorizado, como puede ser una motocicleta o un automóvil.

Según datos del INEGI, tan solo en la Ciudad de México 20% de los hogares cuenta con al menos una bicicleta que usan como medio de transporte, es decir, 550 mil capitalinos (poco más de medio millón).

Si suponemos que cada una de estas familias hace al menos dos viajes al día (uno de ida y uno de regreso), estaríamos hablando de más de 1 millón de viajes en bicicleta diarios en la capital del país. Un millón de probabilidades diarias de riesgo, tan solo en la CDMX. Como ves, esta creciente demanda ha incrementado  la cantidad de situaciones de exposición al riesgo.

Hay que entender claramente una cosa: con una bici no solo corres el riesgo de que te la roben o te la desmantelen en algún poste  (o también dentro de tu propio domicilio), tú mismo estás expuesto a un percance vial cuando viajas en ella. Incluso piensa que, como ocurre con un auto o una moto, con una bicicleta también puedes poner en riesgo a terceros.

De ahí surge la necesidad de ofrecer y contratar un seguro de bicicleta. La buena noticia es que este tipo de seguro ya lleva algunos años ofreciéndose en nuestro país, lo que ha permitido a las aseguradoras ir afinándolo para atender y cubrir más satisfactoriamente las necesidades de este sector.

¿Qué cubre el seguro de bicicleta?

Como ocurre con la mayoría de los seguros, no existe un solo producto ni una sola aseguradora que lo ofrezca, sin embargo, la mayoría los pone a precios muy accesibles. Las pólizas pueden variar de una a otra, pero aquí recogemos las coberturas más comunes que vas a encontrar:

  • Robo de bicicleta
  • Daños por transportación
  • Responsabilidad civil por daños a terceros
  • Gastos médicos
  • Pérdida de órganos o miembros
  • Muerte accidental
  • Asistencia mecánica
  • Asistencia médica
  • Asistencia legal

En algunas ocasiones las coberturas están condicionadas al uso que declares que le das a tu bicicleta, pues a partir de éste se determina el nivel de riesgo. No es lo mismo cubrir la actividad de alto desempeño de un ciclista deportivo que la de una persona que usa su bicicleta para salir a pasear los fines de semana, por mencionar un par de ejemplos.

Te aconsejamos que compares todas las opciones de coberturas que las diferentes aseguradoras ofrecen. Para ello, ponte en contacto con uno o varios agentes de seguros para recibir la asesoría que necesitas para encontrar tu seguro de bicicleta ideal.

Y recuerda, con tu seguro, seguro sí viajas más tranquilo en dos ruedas.

 

Chica en una bicicleta llamando a su seguro

¿Qué es un socavón y cómo protegerte?

Recientemente hemos escuchado con mayor frecuencia de los socavones en las noticias, un fenómeno que no es nuevo, pero que se ha vuelto relevante debido a las afectaciones que ha provocado últimamente. Pero ¿qué es un socavón? Y más importante aún, ¿se pueden prevenir o hay alguna manera de protegerte de ellos? En los siguientes párrafos te explicamos.

¿Qué es un socavón y por qué se produce?

Un socavón es el hundimiento de la superficie del terreno cuando el soporte debajo de ella colapsa. Pueden aparecer en cualquier momento y en diferentes tamaños: desde pequeños desniveles que no son un riesgo, hasta grandes hundimientos que desgarran el terreno y dejan un enorme hueco con peligrosas consecuencias para quienes habitan en la zona, como el caso del socavón en Puebla ocurrido el pasado 29 de mayo.

Existen varias razones por las que se forman, pero generalmente el hundimiento ocurre cuando el agua que se filtra crea corrientes subterráneas que van deslavando las capas inferiores, o simplemente las vuelve más blandas, y al final terminan cediendo ante el peso de las capas superiores.

Por ello, un factor que incrementa la aparición de socavones son las lluvias e inundaciones causadas por fenómenos meteorológicos en cualquier época del año, pero principalmente en la época en que estas se vuelven más intensas y frecuentes.

Además, la incesante urbanización y la actividad humana (como la colocación de pavimentos, la construcción de casas y edificios y el tránsito de vehículos) agrega más peso a la superficie, lo que disminuye la resistencia del subsuelo y aumenta las posibilidades de que se hunda.

Los socavones no se pueden prevenir, pero tú sí

Según investigadores de la UNAM, los socavones son inevitables. Se van formando poco a poco y es imposible determinar con exactitud dónde y cuándo pueden aparecer, porque todo ocurre en el subsuelo, fuera de la vista.

Ante este panorama, ¿qué podemos hacer los ciudadanos? Para empezar, tú puedes ayudar a prevenir una catástrofe. Mantente pendiente de las condiciones del terreno y avisa a tus autoridades si detectas la aparición de grietas o hundimientos para que vayan a revisar la zona y determinen las causas y el nivel de riesgo.

Pero más allá de tu deber cívico reportando estos casos, a nivel personal y familiar puedes evitar el hundimiento de tus finanzas si un socavón sorpresivamente llegara a afectar a tu automóvil. ¿Cómo? Contratando un seguro de auto.

Parece increíble, pero un seguro puede proteger tu automóvil ante eventos hidrometeorológicos de este tipo. Sin embargo,  no cualquier cobertura te avala. No estarás amparado si tu póliza es únicamente de cobertura básica de responsabilidad civil o daños a terceros, ya que este tipo de desastres solo están incluidos en algunas pólizas de cobertura amplia.

No sabemos cuándo ni dónde ocurrirá el siguiente socavón, pero ante esa incertidumbre sale a relucir una gran certeza: cuesta mucho más barato pagar periódicamente una prima de seguro que reparar tu auto por tu cuenta o recuperarlo si resulta pérdida total. En ambos casos un seguro te ampara.

Así que no te lo pienses mucho y contacta ya a un agente de seguros para que te asesore y amplíe tu cobertura de seguro o te ayude a elegir por primera vez una que proteja tu automóvil de socavones. No olvides siempre informarte antes de contratar.

 

Automóvil cae en socavón

 

Seguro para pymes: ¿por qué contratarlo para tu empresa?

Construir y echar a andar una pequeña o mediana empresa es el sueño hecho realidad de muchas personas. No es fácil, cuesta mucho esfuerzo, capital y demanda grandes sacrificios. Por eso, proteger esa enorme inversión de dinero, tiempo y trabajo es primordial para mantener a flote el sueño. Es aquí donde entran el seguro para pymes y empresas. Si aún no sabes cómo funcionan, qué opciones existen y, sobre todo, por qué debes contratarlos, no te despegues, pues en las siguientes líneas te lo vamos a explicar.

Transferir el riesgo a otros: tu mejor estrategia

Cualquier empresa está expuesta a riesgos. Desde no poder continuar por falta de dinero, hasta sufrir daños en sus instalaciones por culpa de una catástrofe; sin olvidar los riesgos cibernéticos –un problema creciente en México– y el peligro físico al que se exponen los empleados, por mencionar solo algunos.

Pero ¿qué pasaría si pudieras tener un “socio estratégico” que te permitiera absorber los costos monetarios de esos riesgos para que tú no te preocupes por salir adelante en caso de que algo suceda? La buena noticia es que existen empresas que se encargan de hacerlo y te garantizan la indemnización parcial o total del daño provocado por ciertos eventos extraordinarios o que pueden ocurrir en el día a día: las aseguradoras.

Al contratar un seguro para pymes o o empresas, pagas solo una prima de manera periódica por el paquete de beneficios que cubra la póliza en caso de que suceda un evento estipulado en las cláusulas. El pago de esta prima es considerablemente mucho menor que si tuvieras que solventar todos los gastos derivados de un evento adverso.

Seguros para pymes y empresas más comunes

Contratar seguros no es exclusivo de las grandes compañías; la oferta es tan diversa y personalizable, que muchas pymes acuden a ellos. Y si hay algo que nos ha enseñado la pandemia es lo impredecible que pueden volverse las cosas, por lo que cualquier emprendedor o dueño de negocio debería contemplar al menos un seguro dentro de su planeación y presupuestos.

Entre el extenso portafolio que actualmente se ofrece a las personas morales o empresas en México, estos son los más comunes:

  • Seguro empresarial. Protege a tu empresa ante cualquier riesgo derivado de su actividad empresarial. Dependiendo de la cobertura, puede incluir desde protección de daños a las instalaciones hasta responsabilidad civil por daños a terceros y pagos en caso de cese de la actividad comercial por causas estipuladas en la póliza.
  • Seguro para autos y flotillas. Brinda protección para toda tu plantilla vehicular. La cobertura puede incluir desde responsabilidad civil o incluso robo de unidades o pérdidas por siniestros.
  • Seguro de accidentes y/o enfermedades para empleados. Te evita problemas de costosas demandas legales si alguno de tus empleados tiene un percance durante horas de trabajo.
  • Seguro de vida para empleados. Por lo regular, se otorgan como prestación adicional. Algunas aseguradoras ofrecen esta cobertura con descuento a la nómina, lo que resulta más barato para ellos que si lo contratan por fuera.
  • Seguro de hombre clave. Cubre el desbalance económico resultante del fallecimiento o invalidez prematuros de una persona considerada indispensable para la rentabilidad de la empresa.
  • Seguro de crédito o de impagos por terceros. Cubre el desbalance monetario producto del impago de las ventas a crédito de tu empresa o la insolvencia de tus clientes.

Las coberturas varían según la aseguradora, y sus montos máximos se personalizan de acuerdo con el nivel de respaldo que quieres obtener y el estudio de valoración de riesgo que la aseguradora haga de tu empresa.

Cabe resaltar que la póliza de un seguro para pymes y empresas suele tener muchos componentes técnicos, por lo que, antes de contratar, te recomendamos asesorarte muy bien con el apoyo de todo tu equipo, así como la información de tu agente de seguros.

No dudes en dar el siguiente paso en la protección de tu patrimonio empresarial. Con tu seguro, seguro sí creces más rápido.

 

Agente de seguro protegiendo un edificio empresarial

¿Qué es el manejo defensivo y cómo previene accidentes?

Probablemente has escuchado muchas maneras de prevenir accidentes cuando te pones frente al volante. Algunas son acciones que por ley debes conocer y acatar y otros parecen más bien consejos sueltos. Pero ¿sabías que existen técnicas, métodos probados y efectivos para una mejor conducción? Te explicaremos qué es el manejo defensivo y cómo puede cambiar tu vida a bordo de tu auto.

Prevenir accidentes es de vital importancia

Según datos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en México ocurren en promedio 24 mil decesos al año por siniestros viales, lo que nos ubica en el séptimo lugar a nivel mundial, tercero en la región de Latinoamérica y es la primera causa de muerte en jóvenes entre 5 y 29 años de edad.

Estas cifras son un llamado de alerta sobre la enorme importancia de la prevención de accidentes viales en nuestro país. El manejo defensivo nace de esta necesidad de reducir el número de fatalidades ofreciendo una guía sencilla para mejorar nuestra manera de conducir.

¿En qué consiste el manejo defensivo?

Tal como su nombre lo indica, es manejar a la defensiva y consiste en asumir un cambio de conductas y actitudes como conductor presuponiendo la falta de habilidad de otros conductores o detectando condiciones propias que incapaciten a uno mismo a desempeñar un buen manejo.

No se trata de conducir con paranoia irracional o “aventando” el coche irresponsablemente. Todo lo contrario. Tiene que ver más con calcular riesgos potenciales que pudieran desembocar en una colisión, un atropellamiento o un vuelco, incluso desde antes de abordar el vehículo.

El manejo defensivo constituye una técnica o método de detección de:

Tus propios actos o condiciones inseguras como conductor. ¿Cómo te sientes? ¿Estás fatigado? ¿Estás distraído? ¿Te sientes emocionalmente abrumado e incapaz de concentrarte en el camino? ¿Tus condiciones de visibilidad son buenas? ¿Tu auto está en buenas condiciones?

Actos inseguros de otros conductores, como pueden ser fatiga, distracción, visibilidad, mal estado de sus autos, etc.

Condiciones adversas imprevistas como lluvia, neblina, animales en el camino, ciclistas, peatones imprudentes, etc.

Al anticiparte a que los otros conductores, transeúntes o tus propios descuidos son un peligro potencial, te pones alerta y te haces consciente en cada momento de los factores humanos de riesgo en tiempo real, para reducirlos al máximo.

Y de hecho, esta técnica reduce hasta en 20% los accidentes de vehículos transportistas. ¡Imagínate lo que puedes lograr combinándola con todo tu conocimiento, prudencia y experiencia al volante! Bien ejecutada, se puede convertir en hábito y buenas prácticas al conducir. Casi como un instinto detrás del volante.

Manejo a la defensiva: el aliado perfecto para tu seguro de auto

Contratar un seguro de auto que cubra siniestros debe motivarte a ejercer siempre un manejo responsable, prudente y seguro. ¿Por qué? Porque el seguro respalda a los buenos conductores. Si el ajustador determina que eres responsable en uno o varios accidentes viales te puede acarrear problemas como:

  • no obtener del pago íntegro de la póliza
  • que te eleven el costo de la prima
  • que te nieguen la renovación
  • que ninguna aseguradora quiera venderte una póliza o te la venda a un precio demasiado alto

Así que no dudes en aplicar la técnica del manejo defensivo, junto con toda tu pericia y conocimiento preventivo. Lo que cuenta para toda aseguradora es que te comportes y te conviertas en un conductor de bajo riesgo. Y con eso ganamos todos.

Al final del día, siempre es mejor prevenir un accidente que depender de las indemnizaciones.

 

¿Puedo contratar un seguro de gastos médicos mayores para mi mamá?

Mamá siempre nos ha dado lo mejor; no cabe duda de que no hay nada que ella no haría por nosotros, para cuidarnos. Por eso, en este Mes de las Madres demuéstrale todo tu cariño y ayúdala con su salud protegiéndola con un seguro de gastos médicos mayores que le dé la tranquilidad económica que merece.

En los siguientes párrafos conocerás dos opciones disponibles con las que puedes asegurar a mamá.

Póliza familiar de gastos médicos mayores

Este tipo de seguro brinda mayor tranquilidad ante imprevistos médicos, ya que, al no tratarse de un seguro personal, la protección se extiende a los miembros de tu familia a los que incorpores dentro de la póliza, que pueden ser tu cónyuge, tus hijos y por supuesto, a tu mamá y papá.

Dependiendo de la póliza que contrates, tu seguro podría cubrir gastos médicos de mamá como: gastos hospitalarios, honorarios médicos, consultas, medicamentos, estudios requeridos que necesite por un accidente o enfermedad, así como servicios de ambulancia, equipo de oxígeno, sueros, transfusiones de sangre y plasma, parte del equipo para recuperación de enfermedades o cirugía e incluso los pagos del servicio de enfermería por tiempo limitado.

Otra de las ventajas es que a las nuevas mamás también las ampara, ya que puede cubrir gastos de maternidad, como parto natural, cesárea y hasta costos de recuperación.

Póliza personal

Integrar a mamá dentro de tu seguro familiar no siempre es la mejor opción, ya que ella podría estar en una edad en que quizá ya necesita mayores atenciones médicas y requerimientos de salud más especializados.

Contratar una póliza personal para ella te permite elegir una cobertura más acorde con sus necesidades específicas de salud. Además, te brinda la flexibilidad de poder ampliarla sin estar sujeta a las condiciones y cobertura de un seguro familiar. Su propia póliza por separado para sus propias necesidades y gastos médicos.

Sin embargo, toma en cuenta que contratar una póliza personal para ella significa un gasto adicional, a diferencia del seguro familiar que te cubre a varios miembros de tu familia con el pago una sola prima. Analiza tu capacidad de pago.

 

Por lo general, contratar cualquier seguro de gastos médicos mayores implica aceptar cláusulas y restricciones. Te sugerimos que, antes de contratar, revises la edad límite de aseguramiento (el cual puede variar entre los 60 y los 75 años), si impone tiempos de espera antes de poder disfrutar ciertas coberturas o si cubre enfermedades preexistentes u otros padecimientos específicos que mamá pudiera adquirir con el tiempo.

Por eso, te invitamos a acercarte con tu agente para recibir una asesoría personalizada que te ayudará a elegir el seguro de gastos médicos mayores ideal para mamá. Con su seguro, seguro sí podrá estar más tranquila.

Regala a mamá un seguro de gastos médicos mayores

¿Qué es el seguro dotal?

Tener una reserva a través de un seguro de ahorro te ofrece múltiples ventajas. Pero existe un tipo de seguro de ahorro que, además, protege a tu familia o beneficiarios en caso de que llegues a faltar. Se trata del seguro dotal, y en los siguientes párrafos te explicaremos en qué consiste, para qué lo puedes usar, así como los beneficios que puedes obtener.

Seguro dotal: ahorro y vida

Una de las ventajas más atractivas de ahorrar mediante un seguro de ahorro es que tienes tu guardadito asegurado, es decir, que la aseguradora se compromete a entregarte a ti o tus beneficiarios el monto contratado en tu póliza al concluir el plazo estipulado, pase lo que pase. Una garantía que muchos otros instrumentos de ahorro no te pueden ofrecer.

Con los seguros dotales, además de esta gran ventaja, puedes proteger a tu familia (o a los beneficiarios que nombres) en caso de que fallezcas durante el tiempo de vigencia de la póliza. Ellos recibirán el pago de la suma asegurada estipulada para que no queden desprotegidos económicamente.

En pocas palabras, un seguro dotal combina las ventajas de un seguro de ahorro, más la protección de un seguro de vida.

Ventajas adicionales que puedes obtener

Casi cualquier seguro de ahorro tiene su contraparte dotal. Entre los más comunes puedes encontrar: planes de ahorro para la jubilación, seguros educativos para tus hijos o simplemente cualquier plan de ahorro temporal (a 5, 10 o más años). ¡Y todos ellos te ofrecen beneficios fiscales!

Pero si aún todo esto no te resulta convincente, aquí hay algunos beneficios opcionales que puedes obtener al momento de contratar o agregar a la póliza que ya tienes:

  • Muerte accidental: tus beneficiarios reciben una suma asegurada adicional a la de fallecimiento.
  • Invalidez: recibes la suma asegurada si llegaras a invalidarte, sin tener que seguir pagando tu prima.
  • Cobertura para cónyuge: tu cónyuge recibe la misma cobertura por fallecimiento e invalidez.
  • Ahorro por fallecimiento: tus beneficiarios reciben la suma asegurada en caso de fallecimiento y además reciben el ahorro garantizado cuando se cumpla el plazo.

Así que no dudes en contactar a tu agente para revisar las opciones disponibles y contratar el seguro dotal con las coberturas que mejor se adapten a tus planes de ahorro, tu capacidad de pago y el tipo de protección que quieres brindar a los que más quieres.

Cumple tus metas de vida y protege a tu familia. Con tu seguro dotal, seguro sí les das un futuro mejor.